Microrrelatos de Plácido Romero

viernes, 14 de julio de 2017

La sanción

Sala de interrogatorios. Un hombre sentado en una incómoda silla espera esposado. Se abre la puerta. Entra un policía con el uniforme de la Guàrdia Urbana. Se sienta. Deja encima de la mesa un móvil dentro de una bolsa de pruebas. Saca los papeles que tiene en una carpeta y empieza a hojearlos.

POLICIA: ¿Sabes por qué estás aquí?

HOMBRE: No, no lo sé.

POLICÍA: Se te acusa de hacer turismo. (El guardia urbano toca el móvil.) Muy interesante lo que contiene.

HOMBRE: (con cara de asombro) Fotos.

POLICÍA: (sonriendo) Fotos y más fotos.

HOMBRE: (titubeando) Me gusta hacer fotos.

El policía saca el móvil de la bolsa de pruebas. Lo enciende. Busca la carpeta de imágenes. Comienza a pasarlas.

POLICÍA: Cinco fotos de la Sagrada Familia. Una foto de la Casa Batlló. Dos fotos de La Pedrera. Dos fotos de Santa María del Mar. Una foto… (mueve la cabeza desaprobatoriamente) de la Torre Agbar. Once. No hace falta seguir.

HOMBRE: Ya se lo dije a su compañero, al que me trajo aquí. Vine aquí para visitar a mi tío.

El guardia urbano lee un papel.

POLICÍA: Aquí está. Rafael Rivera García. Calle Monistrol, 12, 4º D. Conocemos a ese Rafael Rivera.

HOMBRE: (inseguro) Es hermano de mi tío…

POLICÍA: Ya, ya nos ocuparemos de él. 

El guardia urbano busca un papel. Lo encuentra. Se lo pone delante al detenido.

POLICÍA: Te supongo conocedor de la Ordenanza 207.

HOMBRE: (tratando de mostrar seguridad) No, no la conocía.

POLICÍA: (sonriendo) Claro que la conoces. Sabes perfectamente que prohíbe hacer turismo en la ciudad. 

HOMBRE: Le repito que yo no estaba haciendo turismo. Simplemente visitaba a mi…

POLICÍA: (fuera de sí) ¡Cállate! ¡Hemos encontrado veintisiete fotos en tu móvil! ¡Veintisiete!

HOMBRE: No sabía.

POLICÍA: No sabía, no sabía. Nadie sabe. 

El policía saca un impreso. 

POLICÍA: Este documento indica que se te ha comunicado la pena. Fírmala.

HOMBRE: (inquieto) ¿La pena? ¿Cuál es la pena por hacer unas pocas fotos?

POLICÍA: No tengo todo el día. Firma.

Le pasa el papel al detenido, que lo lee.

HOMBRE: (tembloroso) Aquí dice…

POLICÍA: ¿Qué creías, que te íbamos a expulsar de la ciudad? Lo haríamos si hubieras hecho menos de diez fotos, pero te recuerdo que tomaste veintisiete. Sólo un turista toma veintisiete fotos.

HOMBRE: (aturdido) Juro que no lo volveré a hacer. Ni siquiera pienso a regresar aquí. Nunca más.
El guardia urbano saca su pistola, la amartilla y la deja encima de la mesa.

POLICÍA: La sanción es de cumplimiento inmediato.

HOMBRE: ¿No puedo llamar a un abogado? Exijo que me traigan a un abogado.

POLICÍA: (se ríe) ¿Un abogado? Has visto muchas películas. 

HOMBRE: (llorando) Me dijeron que, como mucho, me pondrían una multa. 

POLICÍA: (desternillándose) ¿Una multa? 

El guardia urbano coge la pistola y apunta al hombre.

POLICÍA: Acabemos. En aplicación de la Ordenanza 207, yo, Miquel Carner i Roig, guardia urbano número 456-RFH, me dispongo a ejecutar la sanción.

Se escucha un disparo.