Microrrelatos de Plácido Romero

domingo, 18 de febrero de 2018

Orden al Mérito Civil

–A ver, señores. ¿No se les ocurre nada? Necesitamos recaudar más... Sí, Lazzatti.

–Ministro, ¿por qué no obligamos a todos los que reciban una condecoración a pagar una tasa?

–Excelente idea, Lazzatti. Y, como premio, voy a condecorarle con la Orden al Mérito Civil.

jueves, 15 de febrero de 2018

Microcuentos

Cuando dejó de escribir, los críticos le acusaron de plagiar a Salinger.
--
Después de tantos años, pudo por fin satisfacer su curiosidad: en el fondo del abismo estaban los esqueletos de los que allí habían muerto.
--
VECINOS RUIDOSOS
Se mudaron a un piso cerca del aeropuerto y por fin nadie se quejó del ruido.
--
Los arbustos frenaron su caída, pero lo que le salvó la vida fue caer en el centro del estanque. Maltrecho, subió para intentarlo de nuevo.
--
Se tiró al vacío. Cayó. Cayó eternamente. No comprendió que estaba en el infierno y que ese era su castigo.
--
–¿Tuiteaba?
–No, no tuiteaba. Se limitaba a titubear.
--
El historiador quería explorar la Galia conquistada por Julio César pero acabó en la Francia del Magdaleniense. Un funesto fallo en los frenos de la máquina del tiempo.
--
Vivía en el fondo del abismo. Creía que no le podría ir peor hasta que un suicida le cayó encima.
--
–Tomad y comed todos de él, porque éste es mi cuerpo –dijo el sacerdote.
Y eso hicieron los monstruos.
--
No entiende por qué no le han invitado al Congreso sobre Lovecraft y el horror cósmico. Cthulhu está furioso.
--
–¿Te pasa algo? Tienes los ojos en blanco.
–No, no me pasa nada. Simplemente estoy mirando hacía mi interior.
--
–¿Y qué encontraste al otro lado del espejo?
–Una pared.
--
Llovía. Su amigo el gigante lloraba.
--
–Gracias, doctor, me ha convencido de que no salte al vacío –dijo mientras sacaba una pistola.
--
Según los críticos, entre su primera y su segunda novela había un abismo. Comprendió que no tenía que haber despedido al negro.
--
En medio de la cama había un abismo creciente. Para llenarlo, fueron a Vietnam y adoptaron a una niña.
--
–¿Y cómo murió tu marido?
–El pobre no sabía nadar. Se ahogó en un vaso de agua.
--
COQUETO
Estaba tan distraído colocándose el pelo en el espejo del parasol que, cuando el camión aplastó su coche, ni se enteró.
--
Están lloviendo hombres... ¡Y qué hombres! Es una lástima que, al chocar contra el suelo, todos acaben destrozados.
--
El cíclope le guiñó un ojo. Aprovechó para escapar.
--
Cierra la puerta al mundo real, triste, tedioso. Aburrida, enfadada, necesitada de evasión, abre un libro. Entra en un mundo irreal, divertido, sorprendente.
--
Todos decían que el coche de mi cuñado era muy coqueto. Ya no lo dirán más.
--
–Sobre todo, no se le ocurra cortar con unas tijeras mi uniforme de general de caballería –advirtió el archiduque al cirujano.
--
Les había sometido a un régimen tan severo que sucedió lo inevitable: se rebelaron y le obligaron a marchar al exilio.
--
El policía reiteró la advertencia: le dispararía si no abandonaba inmediatamente la cornisa. El suicida no supo qué hacer.
--
–¿Qué vas a comer hoy?
–Pollo asado.
–Eres un especista, ¿no?
--
El contratista, por si las moscas, construyó la prisión con paredes de papel.
--
Para que la cotilla de su vecina no se aburriera, cuando se iban de vacaciones, dejaban puesto Telecinco.
--
Después de su cese como concejal de Hacienda, éste, como en los viejos tiempos, le organizó un escrache a la alcaldesa.
--
Visto los síntomas, el doctor Kissinger recomendó la aplicación de un régimen castrense.
--
Cuando vio el menú que le había preparado el dietista, se fue de tiendas y compró ropa una talla más grande.
--
–Venite omnes ad me –les gritó el cenobita.
Los monstruos hicieron una traducción libre. Y se lo comieron.
--
–Pestañeó dos veces para decir que sí. Así que le corté el oxígeno.
–¿No habías dicho antes que dos veces significaba no?
--
Acabada la Navidad, se multiplicaba el trabajo. Llegaban cientos de currículos a la agencia de modelos curvy.
--
CUENTO DE AMOR
Cuando lo vio por primera vez, no le llamó la atención. Sin embargo, con el tiempo, se fue acostumbrado a recorrerlo. Ahora, no podría pasar sin él. El astrónomo ha aprendido a amar el planeta FR-345.
--
Fue al puente de los suicidas, como todas las Nocheviejas.
--
–Espero que vaya rápido –le dijo al taxista.
–Pero, ¿a dónde quiere ir?
–Al cementerio.
--
Tratando de imitar a los clásicos, rodó la película en blanco y negro. Según los críticos, el resultado fue gris.
--
El muñeco de nieve recibió una noticia que le dejó temblando: pronto subirían las temperaturas.
--
Cuando la conocí, no era un príncipe. Sin embargo, cuando me dejó, sí que me había convertido en un sapo.
--
Hansel y Gretel no se acercaron a la casa. Su madre no les dejaba probar el chocolate.
--
–¡Socorro, Siri! ¿Cómo llegamos a fin de mes?
–Subástame en eBay.
--
El caracol ha dejado una nota: No estoy en casa.
--
Estaba en casa, enfrascado en un atrayente libro, doblemente encerrado.
--
Durante las guerras médicas los homeópatas sufrieron una derrota de cuidado.
--
–¿Un café, Monsieur Balzac?
–No, hoy es mi día de descanso. Tomaré una tila.
--
Álvaro les pidió a los Reyes todos los juguetes que tenía su primo. Los Reyes, que necesitaban un nuevo paje, se llevaron a su primo.
--
Al nuevo consejero le indignó tanto que el constructor sólo le ofreciera el dos por ciento que adjudicó las obras a la oferta más barata.
--
Durante el Festival de Bayreuth, nosotros siempre aprovechamos para ir a Benidorm. Al vecino de al lado le gusta Wagner.
--
Se sumergió en el libro y, ¡bluf!, desapareció. 483 páginas después emergió con una gran sonrisa de felicidad en el rostro.
--
Bebe, bebe. A ver si hacemos algo esta noche.
--
La madre de Caperucita puso una reclamación. La Consejería de Medio Rural le dio 300 euros de indemnización, como a cualquier perjudicado por el ataque de un lobo.
--
HETEROPATRIARCAL
Un cuentista, un lobo, una abuela, una niña llamada Caperucita.
--
CLÁSICO
Se alegró cuando el médico le anunció que en unos meses se quedaría ciego. Como poeta podría por fin igualar a Homero, Milton y Borges.
--
MENÚ DE GOLLUM
Entrante: seis o siete peces ciegos atrapados en el ancho, profundo y frío lago.
Plato principal: un trasgo o, si la competición de acertijos se da bien, un tierno saquehobbit.
Postre: Huevoss, huevoss (si pudiera conseguirlos).
--
No supieron qué hacer con el incienso y la mirra, pero el oro les sirvió para hacer una escapadita a Egipto.
--
Como todos los días, la lechera, para quitarse de preocupaciones, arrojó el cántaro al suelo.
--
Ella no ha venido. ¡Qué contrariedad! Le dije que tenía un rato para ella entre las once y las once y media y la musa no ha venido.
--
Me regaló una pulsera con el símbolo del infinito. Me dieron 200 euros por ella en la tienda de empeños.
--
Cuando despertó el 2 de enero, el año viejo todavía estaba allí.
--
–Mi propósito de año nuevo es escribir escribir escribir escribir…
–¿Y cuántas veces tienes que escribir escribir?

miércoles, 14 de febrero de 2018

Náufrago

Le levantó el ánimo descubrir que a la playa iban llegado decenas de cajas. En ellas encontró comida, ropa, herramientas. Pensó que, mientras llegaba la ayuda, no le costaría sobrevivir. Sin embargo, se sintió un náufrago cuando abrió la última caja y encontró dentro las obras completas de Vargas Llosa.

domingo, 11 de febrero de 2018

Ellos

Te despiertas con una sensación extraña, pero no es hasta mirarte en el espejo cuando adviertes que algo raro ocurre. Tu rostro tiene un insólito color cenicienta. ¿Qué te sucede? Desde luego, estás cansado, exhausto. En los últimos tiempos no has parado de trabajar. Te lavas y vas a la cocina para tomarte un café. Te sabe a achicoria. Para animarte el día, decides ponerte el traje azul. Lo buscas en el armario. ¿Dónde está? Llegas tarde, así que te acabas decidiendo por uno gris. La corbata de rayas rojas te irá bien. Nada. No es tu día. No das con ella. Te ajustas la estrecha de rayas negras. Estás listo. Sales a la calle. Todo tiene un aspecto extraño. La gente parece sombras. Ves a dos policías de uniforme en la esquina. No, no pueden ser policías. Su uniforme es gris. ¿Qué sucede? Adviertes que te miran. Caminas apresurado. Llegas tarde a la parada. El autobús viene con retraso. Te resulta curioso que ya no sea verde, sino plateado. Subes. Alguien lee el periódico. Ayer se celebraron elecciones. Claro. Tú no fuiste a votar. ¿Y quién ganó? Sí, han ganado ellos. Y tú no fuiste a votar.

Microrrelato publicado en Estanochetecuento.com

jueves, 1 de febrero de 2018

Quisicosas

SIETE PECADOS HOMÉRICOS
La lujuria de Paris, la pereza de Egisto, la gula del cíclope, la ira de Aquiles, la envidia de Agamenón, la avaricia de los pretendientes, la soberbia de Patroclo.
--
Lo de Trump todavía tiene solución. Basta con viajar al Cretácico y aplastar una mariposa.
--
Susana Díaz es socialista. Mariano Rajoy tampoco.
--
Viendo Ven a cenar conmigo, he comprendido que, cuando la gente habla de estrategia, quiere decir fullería, engaño, mentira, indecencia.
--
¿Y si Dreyfus hubiera sido culpable?
--
Jerusalén, año 50. El templo. Recogimiento religioso. Un soldado romano. Una flatulencia. Estupor e indignación. Una multitud enfurecida. 30.000 muertos.
--
En 1910, el serbobosnio Bogdan Žerajić disparó cinco balas al croata Marijan Varešanin, gobernador de Bosnia. No logró herirle. Creyendo que algo le pasaba a su revólver, Žerajić se lo acercó a la sien y apretó el gatillo.
--
Adam Smith criticaba el imperialismo porque despilfarraba el dinero de la metrópoli. Lenin criticaba el imperialismo porque explotaba las colonias. Curiosa contradicción.
--
Para los historiadores argentinos, ¿la Historia Medieval es Prehistoria?
--
Una mujer muere en la sala de espera de urgencias del hospital de Úbeda. Un hombre sufre un ictus en la sala de espera de urgencias del hospital de Antequera. Criminales, un consejo: no os ocultéis en el Caribe; ocultaos en la sala de espera de urgencias de un hospital andaluz.
--
Muchos judíos han llegado a la conclusión de que ser el pueblo elegido no es precisamente una bendición.
--
SIPPENHAFT
Un profesor del instituto de Sant Andreu de la Barca le dijo el 2 de octubre a un alumno, hijo de un guardia civil:
–Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer.
--
¿Los que han convertido la eñe en un símbolo de españolidad no han advertido que fue inventada por un copista perezoso?
--
Cuando Garbiñe Muguruza gana, es española; cuando pierde, hispanovenezolana. Curioso.
--
El 28 de julio de 1914, por fin, a Freud se le despierta la libido: el Imperio austrohúngaro ha declarado la guerra a Serbia.
--
La Sexta no tiene remedio: escribe en los rótulos Tabàrnia.
--
Charles de Gaulle: "Resulta difícil gobernar un país con 246 variedades de queso". E imposible si eres intolerante a la lactosa.
--
Disciplina revolucionaria, es decir, disciplina militar.
--
En septiembre de 2003, Mijailo Mijailović, sueco de origen serbio, asesinó a Anna Lindh, ministra sueca de Asuntos Exteriores. En una entrevista realizada en prisión, Mijailović manifestó que todos los políticos eran unos traidores.
--
CIENCIA FICCIÓN
Según los profesores canadienses Daniel Hoornweg y Kevin Pope, la ciudad nigeriana de Lagos tendrá 88 millones de habitantes en 2100.
--
Junqueras estaba empeñado en ingresar en prisión. Creía que el régimen carcelario le sentaría bien.
--
Ejemplo de ironía: "En el fútbol español apenas hay corrupción" (Ángel María Villar, presidente de la RFEF que tuvo que dimitir a causa de una investigación judicial por corrupción).
--
Negándose a viajar al país para defender su título mundial, la ajedrecista Anna Muzychuk ha puesto en jaque a Arabia Saudí.
--
Oriol Junqueras asegura que es un hombre de paz con profundas convicciones religiosas. ¿Un hombre de paz como Otegi? ¿Con profundas convicciones religiosas como Pinochet?
--
Tolstói estaba a favor de la abstinencia sexual y el celibato. Tolstói se casó y tuvo trece hijos.
--
Serbios asesinados por motivos políticos: Karadjordje Petrović (1817), Alejandro I de Serbia (1903), Alejandro I de Yugoslavia (1934), Zoran Djindjić (2003)…
---
En Serbia, los asesinos Miloš Obilić, Bogdan Žerajić y Gavrilo Princip son considerados héroes nacionales. Curioso.
--
TRADICIONES NACIONALES
Defenestraciones de Praga: 1419, 1483, 1618 y 1948.
Asesinatos cometidos por serbios: Murad I (1389), Alejandro I de Serbia (1903), Francisco Fernando y su mujer (1914), Zoran Djindjić (2003).
--
Ejemplo de oxímoron: prisión permanente revisable.
--
¡Qué cara se les quedó a los carlistas cuando Carlos Hugo de Borbón-Parma cambió la doctrina tradicionalista por el socialismo autogestionario!
--
CONCIERTO DE AÑO NUEVO
Un director italiano dirigiendo una marcha compuesta en honor a un general que había derrotado a los italianos. Curioso.

viernes, 12 de enero de 2018

Microcuentos

Me prometió la Luna. Le dije que dejara de regalarme tonterías.
--
Frotó y frotó la lámpara. La rayó. Y consiguió que a su mujer le saliera el genio.
--
El alcalde estaba realmente indignado: su secretario, al que había pedido que le escribiera el artículo, había plagiado a Stéphane Hessel.
--
El niño pidió a Papá Noel que le regalara tres Reyes Magos.
--
REGALO CONTAMINANTE
Los ecologistas denunciaron a los Reyes Magos por regalar carbón.
--
Los críticos le acusaron de plagiar el silencio de J. D. Salinger.
--
El pintor está indignado. En la exposición de expresionismo abstracto han colocado su cuadro al revés.
--
Los asistentes a la Conferencia sobre el Cambio Climático estaban indignados: las habitaciones no tenían ni agua caliente ni calefacción.
--
A Judas, por portarse mal, los Reyes Magos le trajeron carbón
--
Había fracasado en todas sus aspiraciones, así que planeó suicidarse. Fracasó.
--
Sus padres no tenían los papeles en regla para pasar de Galilea a Judea. Acabó naciendo en Nazaret.
--
El presidente estaba harto de que le pitaran por la calle y le insultaran en Twitter. Para vengarse decidió dejar una deuda pública bestial.
--
No te da vergüenza acostarte con esa mala pécora del 4º B. Ahora todas sabrán que eres un desastre en la cama.
--
La casa de papel fue la única que resistió el terremoto.
--
A nadie le extrañaba que el escritor de microcuentos viviera en un piso con paredes de papel.
--
PAREDES INDISCRETAS
Hija mía, esa mala pécora del 4º B le dijo anoche a su marido en el dormitorio que te acuestas con el pelijas del 7º C. ¿No será verdad?
--
MELÓMANO Y PUNK
Estaba cansado de oír, durante todo el día, sinfonías de Mahler. Por la noche, antes de ir a trabajar, ponía Los Ramones en modo repetición.
--
CARVERIANA
Mis nuevos vecinos son muy aburridos: están todo el día fuera y sólo regresan para dormir. No me dan ideas para escribir un cuento.
--
Al ganador del Certamen Internacional de Origami le vino bien el premio: pudo dejar de vivir en una casa de papel.
--
La vecina llevaba dos horas escuchando canciones de Michael Bublé. Supo que había llegado el momento de ir a pedirle azúcar.
--
LIBRO MALDITO
Al abrir la página 54, el lector se moría de miedo.
--
APOCALIPSIS ZOMBI
Cogitat ergo comederit.
--
En septiembre repitió los errores del pasado.
--
El ministro le pidió al arquitecto que proyectara, por si acaso, un túnel debajo de la prisión.
--
No le preocupan los zombis. No tiene cerebro.
--
El Rey le pidió consejo y el Sabio, que se jugaba el cuello, le dijo lo que quería oír.
--
El oráculo de Delfos declaró a Sócrates el más sabio de los hombres. A Jantipa, su mujer, le dio un ataque de risa.
--
¿La llave? ¿La llave? ¿Dónde está la llave del cinturón de castidad? Hugo de Vermandois se da un golpe en la frente y lo recuerda de pronto: la ha dejado olvidada en San Juan de Acre.
--
Viajó, amó, venció, lloró, se alegró, vivió. Leyó.
--
Cuando el barman supo que escribía microcuentos, le sirvió un chupito.
--
Salomón ordenó a un soldado que partiera el niño con una espada. Cada madre se llevó una mitad. Los cortesanos –¡qué remedio!– celebraron la sabiduría del rey.
--
Aunque los tres cerditos, Caperucita, su abuela y todo el rebaño de Pedro fueron devorados por el lobo, Félix Rodríguez de la Fuente siguió asegurando que era un animal noble, alegre y sensible.
--
Era un entrenador muy sabio. En la sala de prensa siempre explicaba cómo tendrían que haber jugado sus futbolistas para ganar el partido.
--
EL CUENTO DE CAPERUCITA ROJA Y EL LOBO FEROZ
Y, aunque feliz, el lobo no comió perdices porque estaba saciado.
--
Le dijo a su marido que dormiría en el sofá si no reconocía que ‘mujeres sabias’ era un pleonasmo.
--
Jantipa está desesperada. Busca por toda Atenas a la amante de su marido, una tal Sofía.
--
Don Quijote sospecha que Frestón ha hecho desaparecer su biblioteca para impedir que pueda superarle en sabiduría.
--
LA MARAVILLOSA HISTORIA DE PETER SCHLEMIHL
Estaba harto de su mala sombra. Por fin, un día, encontró la forma de librarse de ella: la subastó en eBay.
--
Por fin alcanzó la sabiduría: conoció a una mujer.
--
LAS MIL Y UNA NOCHES
Scheherezade era muy lista. ¡Qué de historias inventaba porque no le apetecía irse a la cama con su marido!
--
Cuando su hijo, tras cinco años en Atenas, regresó a casa y dijo que no sabía nada, le pidieron a Sócrates que les devolviera el dinero.
--
EL TRAJE NUEVO DEL EMPERADOR
A Carlos V le ha gustado mucho el retrato que León y Pompeo Leoni le han hecho con su traje nuevo.
--
ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS
–¡Que le corten la cabeza! –ordenó la reina.
El verdugo preparó el hacha. Alicia, asustada, cerró los ojos. Cuando los abrió, se dio cuenta de que estaba a la orilla del río, junto a su hermana, que seguía leyendo un aburrido libro.
--
El presentador de El Precio Justo se despidió: le pagaban poco.
--
El vestido que le gusta está en oferta. Sonsoles esperará a que terminen las rebajas para comprarlo.
--
A sus clientes, siempre que lo pagaran, les hacía de todo, pero nunca les besaba. Jamás. Los besos los reservaba para su hijo.
--
CENICIENTA Y BLANCANIEVES
Cenicienta se casó con el príncipe, que estaba viudo y tenía una hija: Blancanieves.
--
LA NOCHE MIL DOS
La noche mil dos, Scheherezade comenzó a contar la historia del rey Schahriar y de su hermano, el rey Schahzaman.
--
Recorrió hipermercados, droguerías, bazares chinos y, cuando regresó a casa de sus padres, les dijo que ya sabía lo que valía un peine.
--
Aseguraba que era profeta, descendiente de reyes, hijo de Dios. Exageraba. Por él sólo me pagaron una miseria: treinta monedas de plata.
--
Compró viviendas sociales y subió el alquiler. Se enriqueció. En su testamento, donó un piso a la Iglesia. Quiso ganarse el cielo.
--
Para hacerse la interesante, la princesa compró el dragón más caro.
--
Habían llegado ya nueve caballeros al castillo. Y ella seguía soltera.
--
El gerente del hospital le presentó el presupuesto: reimplantarle el brazo costaría doscientos mil dólares; cauterizar la herida, dos mil.
--
A mis compañeras de yoga les extrañó que llamase Eduvigis a mi hija. El nombre viene de familia; así se llama mi tía, que está soltera.
--
Las sesiones de bronceado fueron muy baratas. El dermatólogo le salió por un pico.
--
Engañó a su mujer. Lleno de remordimiento, confesó. El precio a pagar no fue mucho. Sólo le costó cinco padrenuestros y dos avemarías.
--
Las ruedas nuevas habían sido una ganga. Sin embargo, después de derrapar en una curva a causa de la lluvia, el coche no valía nada.
--
Acabó la sequía. El gafe había dejado el paraguas en casa.
--
Los zapatos le salieron muy baratos. El podólogo le costó una auténtica fortuna.
--
–¿Aceptaríais revisar el plan de ordenación urbana por dos millones de euros?
–Podríamos estudiarlo.
–¿Y por cien mil?
–¿Por quién nos tomas?
--
Aunque sus cuentos acumulaban cientos de descargas, comenzó a preparar las oposiciones de auxiliar. Tenía que comer.
--
A Rashid bin Zayed, emir de Hurmuz, le llamó la atención la guillotina que había en el museo. Hizo que la probaran con uno de sus criados.

jueves, 4 de enero de 2018

Última Navidad en Rusia

“Let heaven exist, though our place be in hell.”
J. L. B.

Cuando despertó, la nieve le había cubierto el uniforme. Estaba totalmente congelado. Parecía de cartón. El fuego se había apagado durante la noche. La noche en que había esperado morir. Pero seguía vivo. “Si yo fuera tú, me levantaría”, dijo la voz.

De pronto escuchó de nuevo el ruido que le había despertado. Explosiones en la lejanía. Las baterías rusas. Podían estar a cinco kilómetros o a quince. No sabría decirlo. Se miró las puntas de los dedos. Estaban azuladas. Había pasado suficiente tiempo en Rusia para saber lo que significaba. Si lograba regresar a sus líneas, se daría por satisfecho si el cirujano le cortaba sólo uno o dos dedos. De pronto pensó que ya no podría coger aceituna. Un año atrás, estaba en el haza de Vergara, en las olivas del Marqués. Por la mañana encendían un fuego con el ramón seco. Y se calentaban. Hacía frío, pero no tanto frío como en Rusia. “Debes levantarte,” le apremió la voz.

Se levantó con mucha dificultad. Estaba cansado. “Deberías caminar,” dijo la voz. No podría pasar un día más en el bosque. Trató de caminar, pero cada paso le resultaba tremendamente penoso. Aún así, paso a paso, comenzó a avanzar. “Es una buena idea caminar hacia el oeste,” dijo la voz. Los pies se le hundían en la nieve. Pensó en tirar el fusil, pero se acordó de lo que le dijo Ginés: los alemanes fusilaban por deserción a los soldados que no llevaban su arma.

Ya hacía dos días que había perdido contacto con el pelotón. Los partisanos les habían atacado al amanecer. Luis, el primero en verlos, había gritado que todos se lanzaran al suelo. Paco, que caminaba al lado, se escondió detrás de un tronco. Él no había llegado a disparar, porque en ningún momento vio a nadie al que disparar. Cuando se levantó, todos habían desaparecido, sus compañeros y los partisanos. El bosque estaba silencioso y tenía la cara cubierta de sangre. Le habían herido. La nieve había contenido la hemorragia.

Pensó que sería una buena idea caminar en dirección oeste. Pero por alguna razón, se desorientó y aquel primer día se adentró aún más en las líneas rusas. Le costaba caminar. Estaba agotado. Los cañones sonaban todavía, pero más apagados. Quizá eran los alemanes, situados más allá. Ángel sostenía que los alemanes no lanzaban munición real; despreciaban hasta tal punto a los rusos que muchas veces creían que echarían a correr como los conejos al escuchar los disparos.

Se detuvo durante un tiempo, apoyándose en un tronco. “No te detengas,” dijo la voz. Tenía hambre, pero el último trozo de pan de centeno se lo había comido la noche anterior. Pensó durante unos instantes en sus compañeros. Estaba seguro de que se habían salvado, deseó que se hubieran salvado. Quizá lo vieron tendido en el suelo con la cabeza llena de sangre y dieron por hecho que había muerto. Alguno de ellos se ocuparía de escribir a casa. Aquella noche, con el permiso de los rusos, celebrarían la Navidad. Y olvidarían la guerra. El capellán cantaría la misa del gallo, a la que era obligatorio asistir, y después comerían, como en el hogar. Una comida que todos habían estado esperando durante semanas.

Un avión sobrevoló las copas de los pinos. Trató de mirar el cielo, pero el ruido desapareció pronto.

Ya no sentía nada. Pensó que tendría que limitarse a tenderse y a esperar que acabara todo. Hubiera esperado morir de otra manera. No así. Comenzó de nuevo a caminar.

De pronto la vio. Era una mujer. No muy alta, pelirroja. Había salido de detrás de un árbol. Le estaba apuntando con un fusil alemán. Le decía algo, pero él no podía entenderla. Estaba tan cansado que ni siquiera tenía fuerzas para levantar los brazos.

Quiso decirle algo, pero no recordaba ninguna de las frases en ruso que le habían enseñado en el cuartel. “Tranquila, tranquila,” dijo. Fue lo único que se le ocurrió.

Ella seguía hablándole, mientras se acercaba.

De pronto, algo le golpeó en el pecho. Lo sintió caliente. Se encontró tendido en la nieve. Miró el cielo azul y, luego, el rostro de la rusa, que le miraba. Pensó que era muy guapa. Quiso darle las gracias, pero, por algún motivo, no pudo decir nada.

#cuentosdeNavidad

miércoles, 3 de enero de 2018

Quisicosas

Quieren cambiar el futuro cambiando el pasado.
--
Los dos partidos catalanes menos votados (y menos populares) son la CUP (Candidatura d'Unitat Popular) el Partido Popular. Curioso.
--
"De los sos ojos tan fuerte mientre lorando…" La literatura castellana empezó con lágrimas. Y así sigue.
--
Apenas hace un año que Trump fue elegido presidente y la RAE ya ha incluido aporofobia en el diccionario. Curioso.
--
¿Lo contrario de heteropatriarcal es ortomatriarcal?
--
Una persona normal en el anuncio de un préstamo. Alguien que parece sacado de la película Olympia en la publicidad de una colonia. Curioso.
--
¿Quién cuida a quién, el hombre al tamagotchi o el tamagotchi al hombre?
--
Ejemplo de redundancia: "Tres personas han dejado una cabeza de cordero muerto encima de una mesa" (Antena 3 Noticias). Habría resultado extraño que dejaran la cabeza de un cordero vivo.
--
Extraña Andalucía: contratar al hijo de una alcaldesa para un puesto para el que no está cualificado es completamente legal.
--
Sigena, 1936. Una columna anarquista quema el monasterio.
Lérida, 2017. Los cuperos (herederos ideológicos de los anarquistas) se manifiestan contra la decisión judicial de devolver al monasterio las obras de arte de Sijena que están en el Museo de Lérida.
Curioso.
--
Extraño que una ciclogénesis explosiva y yo estemos de acuerdo en algo: ambos nos llevamos mal con la decoración navideña colocada por el ayuntamiento.
--
En la Alemania de Hitler había sucedáneo (ersatz) de café, sucedáneo de pan, sucedáneo de petróleo, sucedáneo de caucho e, incluso, sucedáneo de ejército (Ersatzheer). Curioso.
--
UNIDAD 4. EL ORIGEN DE LOS PRIMEROS REINOS CRISTIANOS
Estándar: Conoce la importancia de Rodrigo Díaz de Vivar.
Competencia: Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor.
--
¿Es mejor estar a la derecha de la izquierda o a la izquierda de la derecha?
--
El Graf Spee, que desplazaba 16.000 toneladas, era, según los británicos, un acorazado de bolsillo. ¡Menudos bolsillos tienen los hijos de la Gran Bretaña!
--
En Flandes existe el Socialistische Partij-Anders (Partido Socialista Diferente). ¿Diferente a qué, a un partido socialista normal?
--
Hay alguien arriba que domina y hay alguien abajo que es dominado y que está paralizado. Podemos llamarles león y impala, jefe y empleado, acosador y acosado, violador y violada.
--
Cuando vas caminando por la calle Maestra y se te ocurre una buena idea, una excelente idea para un microcuento y, de pronto, tienes que desviarte para no pisar una ñorda de perro y la idea se pierde en el olvido.
--
Hay dos tipos de restaurantes: aquellos en los que se come y aquellos –a los que es mejor ir comido– en los que se degusta.
--
EL ZORRO Y LA MONA CORONADA REINA
El zorro era tan listo que dejó que la mona hiciera de reina. Él se contentó con ser presidente del Consejo de Ministros.
--
No toma café. Quiere sentir la experiencia de dormirse en los laureles.
--
Durante la Gran Guerra, a los generales franceses y británicos les consolaba la idea de pensar que los generales alemanes eran tan incompetentes como ellos.
--
¿Cuántos puentes de la Constitución nos quedan?
--
Obnubilados por su complejo de superioridad, los nacionalistas catalanes no entienden que están más cerca de Hitler que de Pericles
--
Algunas veces, cuando recorro el Zara, comprendo cómo quedó Roma después del paso de las huestes de Alarico.
--
Susana Díaz: "Nacionalismo y socialismo son incompatibles". ¿De verdad? ¿Y Hitler, qué?
--
España, 1970. Existe la pena de muerte, pero no la cadena perpetua. Curioso.
--
La PS4 que le trajo Papá Noel le convirtió en un nini.
--
Por las mañanas trabaja en la fábrica. Durante las tardes va a los olivos. Quiere lo mejor para sus hijos, a los que no conoce.
--
A veces me hacen olvidar que escribo para divertirme. Extraño.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Max Malini

Max Malini, el famoso mago, tiene prisa: llega tarde al teatro. Sale del hotel y levanta la mano. Un taxi se apresura a parar para llevarle. Sube. De pronto advierte que, como ha salido tan rápido, ha olvidado la cartera en la habitación. ¡Qué embarazoso! Saca un pañuelo, lo dobla, sopla en él y, ¡plaf!, despierta de la siesta. Mira el reloj. Llega tarde a la función. Se viste. Abandona la habitación. Baja por el ascensor. Corre. Tiene prisa: llega tarde al teatro. Sale del hotel y levanta la mano.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Microcuentos

CRIMEN EN LA BIBLIOTECA
Alguien había arrancado la última página de todas las novelas de Agatha Christie.
--
Yo, tú, él… Sobra un pronombre.
--
Explicó al juez que ella se había tirado por el balcón y que después, para evitar que siguiera sufriendo, la había apuñalado.
--
Trató de hallar la respuesta en el fondo del vaso. Sin embargo, cuando llegó allí, había olvidado la pregunta.
--
El cantante había llegado a un acuerdo muy lucrativo con el vendedor de tomates.
--
Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, había de recordar el consejo que le dio su abuelo: Nunca te metas en política.
--
Chang ha robado un coche, pero el condenado a muerte es Zhou, que sólo ha robado una bicicleta. Su riñón puede ser trasplantado al ministro.
--
En Comala, la WiFi está muerta.
--
–Creéis que hago literatura. Os equivocáis. Escribo crónicas periodísticas sobre un mundo que no podéis ver –dijo Lovecraft.
--
El suicida encendió el enésimo cigarrillo.
--
INESPERADAMENTE
Una bala perdida encontró un corazón solitario.
--
Tenía tan poco éxito con las mujeres que se convirtió en un asesino. Y en el corredor de la muerte comenzó a recibir cientos de cartas.
--
El condenado era tan guapo que todas las mujeres presentes en la ejecución concluyeron que era una pena de muerte.
--
Mata Hari saludó a los doce soldados que formaban el pelotón de fusilamiento. Le alarmó que uno de ellos no le mirara el escote.
--
Después de veinticinco años en el corredor de la muerte se convenció de que era inocente.
--
Al final de la curva encontró un ataúd de pino.
--
Cuando supo que los gendarmes habían fusilado a diez campesinos, el general ordenó al juez castrense que redactara diez condenas a muerte.
--
El ejecutado preguntó si, antes de enterrarle, podían dispararle otra bala.
--
Para que se sintieran especiales, el sicario les decía a todas sus víctimas que serían su último trabajo.
--
Los abolicionistas de la pena de muerte han pasado a la acción directa: han matado al verdugo.
--
No la quiere. La margarita se ha quedado sin pétalos.
--
Luis XVI coloca las manos sobre el tiñoso.
–Yo te toco, Dios de cure –recita.
Nada ocurre: el lamparón sigue allí. La voz se corre entre el pueblo. No tarda en comenzar la revolución.
--
El protostrátor quiere defender la muralla de tierra. El megaduque propone reforzar la muralla del mar. El logoteta aconseja contratar a más mercenarios. El patriarca exige más oraciones. El basileo no sabe qué hacer. De repente, los turcos interrumpen la discusión bizantina.
--
Al inspector le sorprendió descubrir que el arma homicida había sido el último tomo de las obras completas de Ortega y Gasset.
--
Fiódor Mijáilovich está tranquilo.
–¡Atención!
Sonríe.
–¡Apunten!
Sabe que en el último momento llegará el indulto del zar.
–¡¡Fuego!!
--
–Ánimo y suerte –le dijo educadamente el verdugo.
--
Parece tonto viendo tantas películas de culto.
--
Cuando el capitán Ahab vio ballenas zambulléndose en las nubes, supo que estaba en el cielo.
--
PARANOICO
Le preocupa que nadie le persiga.
--
Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un millón, vuelve a casa, se suicida. Pietr el Letón le reclamaba seis millones.
--
Estaba harto de sus puñaladas traperas. Le disparé.
--
El patito feo era muy soberbio. Se comportaba como un cisne. Hubo que ponerle delante de un espejo. Y así vio que sólo era un patito feo.
--
Aunque el psiquiatra le curó el trastorno de doble personalidad en sólo dos sesiones, le sorprendió que le presentara una factura doble.
--
No hallaron ni rastro del desaparecido. Tuvieron que liberar a Hannibal Lecter.
--
–Deja las muletas y sube a mi habitación –le dijo la mujer, que resultó ser detective de seguros.
--
Llevaba un sugerente vestido negro. Alguien, escandalizado, le denunció. Un gendarme le detuvo.
–Déjeme –dijo Flaubert–. Soy Madame Bovary.
--
Su editor le consideraba una equivocación. Para su ex era un vago. A sí mismo se veía como un escritor de culto.
--
Me dijo que quería conocer a mis padres. Eso hice. La arrojé al mismo lago en que estaban ellos.
--
Cuando era evidente que iba a perder la alcaldía, decidió esconder el bastón de mando. El ayuntamiento se hizo ingobernable.
--
Llevaba un bonito vestido y unos zapatos preciosos, pero pasó toda la noche sentada en una silla. Cenicienta no sabía bailar.
--
Antes de matarle, le explicó que no era ningún monstruo. Las circunstancias de la vida le habían convertido en uno.
--
Le dijeron que no dejara ningún cabo suelto. Así que, después de acribillar a su objetivo, el sicario se disparó en la cabeza.
--
Suenan las doce campanadas. Poco después, Cenicienta es expulsada del baile por desvergonzada. Está desnuda.
--
PRISIONERO
Él se quedó con varios libros míos. Yo conseguí que me prestara Bartleby y compañía, rehén que pienso conservar.
--
El ladrón que trató de robarle el corazón a la juez recibió una severa condena.
--
DOS PÁJAROS DE UN TIRO
Fue una ingeniosa idea del consejero real. Llevaron al príncipe rana a besar a la bella durmiente.
--
–Sígueme –me dijo. Y eso he hecho: seguirla. Sin descanso. Desde hace ciento cincuenta años.
--
Cuando tropezó y cayó por las escaleras, llevaba puestos los tacones de mujer fatal.
--
Sucedió lo inevitable: cansado de que Scheherezade le dejara los cuentos colgados, Schariar ordenó que la colgaran.
--
El editor le devolvió la novela y le dijo que no estaba seguro de que si era buena, pero sí de que no se la publicaría.
--
Han llegado a las puertas de palacio. Tienen hambre. Piden pan. Antes de recibirles, el rey se coloca su peluca empolvada con harina.
--
Y, desdichadamente, un día comprendieron que durante todos esos años había simulado su cojera para poder llevar un bastón estoque.
--
Esa noche, Tanabe entregó a su padre tres papeles: el alta del hospital, la carta de expulsión y la factura del bastón del profesor Fukuda.
--
Leonor Acevedo reza todos los días pidiendo que la mujer de su hijo viva largos años. Le quiere sólo para ella.
--
METAMORFOSIS
Y llegó el día en que doña Jerónima salió a caminar en chándal y zapatillas.
--
San Pedro no paraba de hacerle preguntas incómodas. Tuvo acogerse a la quinta enmienda, como hacía cuando estaba vivo.
--
UN CUENTO
Escribió un cuento, en el que ella era la protagonista. Y le amaba.
--
–Me deshojará, no me deshojará, me deshojará, no me deshojará, me deshojará, ¡no me deshojará! –exclama la margarita.
--
No lee novelas. Padece agorafobia.
--
Tiraron demasiado de la cuerda del reloj y ahogaron al cuco.
--
PUERILIDAD
Iba a comprarse un monovolumen, pero acabó quedándose con el cupé rojo de kilómetro cero que había en el concesionario.
--
El ayudante del general preparó todo lo que debía llevar en el salto aéreo: el uniforme de gala, la botella de bourbon, la caja de puros…
--
Hoy ha vuelto a atropellar a la chica de la curva. Sabe que esta vez no le abollará el coche.
--
FRIVOLIDAD
Antes de analizar la ofensiva soviética en Bielorrusia, el Führer pidió que le mostraran los nuevos modelos de uniforme.
--
La gallina contempla inquisitiva la tortilla: algo en ella le resulta familiar.
--
Me exigió que le diera algo de espacio. Me pidió que me fuera a Nueva Zelanda.
--
No encontraba la manera de perderse.
--
Había sido un hermoso sapo y ahora era un feo príncipe.
--
TRUCO
Si la Muerte llega a tu puerta la noche del 31 de octubre, dale un caramelo.
--
El sapo rezó para que apareciera pronto una princesa. A causa de la sequía, la charca se estaba secando.
--
La princesa besó al sapo. Y fue denunciada por los animalistas.
--
Cuando llegó la musa, se quedó sin palabras.
--
La Muerte ya no sale las noches del 31 de octubre. Está cansada de que le den caramelos.
--
De pronto cayó en la cuenta de que su mujer le distraería, no le dejaría componer música en paz. Entonces, Orfeo miró hacia atrás.
--
Cuando le llegó a casa la factura del trasplante capilar, temió que se le reprodujera la alopecia nerviosa.
--
Tuvieron que matar a la gallina de los huevos de oro. No les quedó otra opción. El precio del metal amarillo se había hundido.
--
NOCHE ELECTORAL
Los políticos ganaron. Los votantes perdimos.
--
METAMORFOSIS
Cuando despertó, le alivió tanto no encontrar allí al dinosaurio que no le importó haberse convertido en un monstruoso insecto.
--
No sé por qué se quejó del café. Estaba amargo, sí, pero le di una muerte dulce. Ni siquiera se enteró.
--
Encontraron a un monstruo muerto debajo de su cama, junto a sus calcetines sucios.
--
La Muerte le dio un susto del que no se recuperó.
--
Abuelita, ¡cuántos pelos tienes! ¿No has pensado en pasarte por Fotodepil? Hay precios especiales para jubilados.
--
La mesa ya no pudo aguantar más: les pidió a los alumnos que se callaran. Estaba harta de que el profesor la golpeara.
--
Recogieron todo el pelo que había por casa y por fin encontraron al gato.
--
El conde me invitó a subir para tomar un café.
–¿Tú no bebes nada?
–Cuando termines, a ti.
--
Tuve que echarle un café por encima para conseguir que se quitara los pantalones.
--
Es una tacaña. Ni siquiera me ha dado un beso.
--
Mala suerte: el gato negro se ha quedado mirándose en un escaparate y no ha visto el coche.
--
Era el cuarto príncipe que moría en las últimas tres semanas. Rapunzel tuvo que empezar a usar champú fortificante.
--
El toro era tan bravo que, unánimemente, los espectadores sacaron sus pañuelos y pidieron que le dieran la coleta del torero.
--
El gran fracaso de Pennywise es que todavía no ha conseguido que nadie se muera de risa.
--
Y al octavo día se prejubiló.
--
Me invitó a subir a su piso a tomar un café y me tuvo toda la noche en vela.
--
Y al octavo día fue despedido por finalización de obra.
--
Por favor, una moneda. Jesús curó mi ceguera y me dejó sin trabajo.
--
Le conocí en la disco, acepté la invitación de subir a su piso y acabé en el maletero de su coche. Sólo puedo decir que mamá tenía razón.
--
Y, como todos los sábados por la noche, el lobo se comió a Caperucita.
--
Sacher-Masoch está adormilado: necesita un café bien caliente. Cuando el camarero se lo trae, le pide que se lo eche por encima.
--
APOCALIPSIS
Todo se acabó fuera. Lleva días encerrado en casa y sólo le queda una botella de cerveza.
--
CUERDO Y LOCO
Don Quijote se miró en el espejo y vio a un loco.
--
PRETÉRITO IMPERFECTO
Me dejó.
--
El asesino a sueldo le obligó a beberse una cerveza bien fría y le mató de un resfriado.
--
FIESTA DEL TÉ
Tiraron al mar todo el té y no les quedó otra que pasarse al café.
--
–¡Mi reino por una cerveza! –gritó el rey.
Y el barman no se la sirvió.
--
La ballena se tragó a Jonás y se atragantó.
--
Tardó tanto en preparar la coartada que no sacó tiempo para cometer el crimen.
--
2150
Como estaba previsto, le descriogenizaron. Y le informaron de que todavía no habían encontrado cura para su enfermedad.
--
El camarero merecía morir. Le llevó una negra caliente.
--
Todas las mañanas, cuando se mira al espejo, Hellboy se enfrenta a sus demonios.
--
Allí, en medio del bosque oscuro, había cobertura. Lástima que hubiera olvidado cargar el móvil.
--
–Monsieur Balzac, ¿cuándo tendrá listo su próximo libro?
–Calculo que dentro de doscientos cafés.
--
–¿La primera persona del singular del pretérito imperfecto simple del verbo suspender?
–…
–Responda.
–Suspendí.
--
Me dijo que nunca perdería la cabeza por alguien como yo. Para demostrarle que estaba equivocada, se la corté.
[variación sobre un microcuento de @ObservaParaiso]
--
Julián Rodríguez era un cenizo. El capitán García amenazó con fusilarle si no se pasaba al enemigo.
--
A él le gustaban las napolitanas; a mí, los vieneses. Congeniamos.
--
Ya le había arrancado todas las uñas al sospechoso cuando le avisaron de que la gatita del Líder Supremo había aparecido sana y salva.
--
Vi al médico practicarme la maniobra de reanimación cardiopulmonar. Me dieron ganas de decirle que lo dejara.
--
Una mariposa aleteo en China e, inevitablemente, un huracán destrozó nuestro matrimonio.
--
Era muy divertido cabalgar allí subido. Admirados, todos le señalaban y le jaleaban. Lo que no sabía era cómo bajarse del tigre.
--
Lleva treinta y siete años recordando la sonrisa que, antes de firmar la hipoteca a cuarenta años, se le escapó al director del banco.
--
Todos los días le dibujaba con la espuma del café un corazón. Todos los días se lo rompía.
--
METAMORFOSIS
Una mañana, cuando despertó, advirtió que se había convertido en un reptil, como toda su familia política.
--
El forense dictaminó que el finado había fallecido por asfixia en la cámara frigorífica de la morgue.
--
Apostó cien mil euros a que permanecía diez minutos debajo del agua sin respirar. Ganó. Sus herederos cobraron la apuesta.
--
El cura dijo que hasta que la muerte nos separase. ¿A él no se le puede acusar de ser el inductor?
--
Luis XVI no pudo reprimir su gozo cuando los jueces le condenaron a perder la cabeza. Estaban admitiendo que la tenía.
--
Juró que no les hice nada a las niñas. No soy un sátiro, sino un chivo expiatorio.
--
–Esto no os habríais atrevido a hacérselo a Luis XIV –dijo Luis XVI.
--
Estoy seguro de que Elena me dejó porque alguien mató una mariposa cerca de Beijing. Odio a los chinos.
--
No camina porque quiera llegar a algún sitio, sino porque no quiere estar allí.
--
Darth Vader está deseando acabar con la rebelión. Así tendrá tiempo para que le trasplanten un par de pulmones nuevos.
--
Un calcetín ha tratado de escabullirse escondiéndose en la manga de una camisa. Junto a su pareja, ha sido arrojado al fondo de un cajón.
--
El forense, pensando en la familia del difunto, cambió “accidente sexual” por “suicidio por ahogamiento”.
--
Don Ervigio cumplía ochenta y un años, pero su hijo colocó en la tarta más de cien velas. Tenía prisa por heredar.
--
Cuando se alejó de la ciudad, sintió que se ahogaba: le faltaba monóxido de carbono. Tuvo que acostarse junto al tubo de escape del coche.
--
Lorena siempre conseguía dejar sin resuello a sus novios. Vivía en un séptimo sin ascensor.
--
Su miedo convirtió el lagarto en dragón.
--
Nuria debe tener un problema de disnea: siempre me exige que deje correr el aire entre los dos.
--
Se disfrazó de Caperucita Roja y sucedió lo inevitable: todos los lobos se le echaron encima.
--
DIABÉTICO
Está enamorado a muerte de la confitera.
--
ESPELUZNANTE
Drácula se vio reflejado en el espejo.
--
JUSTIFICACIÓN DEL TORTURADOR
Ellos me atormentaban con su silencio.
--
POBRE
Sólo escribe microcuentos.
--
KAFKIANO
El agrimensor K. se equivocó de castillo.
--
–Eso lo ha copiado usted de Borges.
–¿Y no podría Borges haberme copiado a mí?
--
Cuando el gallito vio al zorro, la carne se le puso de gallina.

viernes, 15 de diciembre de 2017

¿Estará bien cerrada?

Nunca me ha gustado dejar nada abierto. Debía comprobar dos veces si había echado la llave del piso. No me fiaba de los cierres automáticos: esperaba que se cerrara la puerta del garaje.

Tengo ahora un miedo que me impide descansar en paz: ¿estará bien cerrada la tapa del ataúd?

Microrrelato publicado en Cincuentapalabras.com

jueves, 14 de diciembre de 2017

Con las prisas

El bajel veneciano estaba a punto de zarpar. Con las prisas, había olvidado coger las llaves. Tendría que regresar para buscarlas. Se lo explicó a su mujer y le pidió que tuviera paciencia. Hugo de Vermandois había dejado olvidadas las llaves del cinturón de castidad en San Juan de Acre.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cifras de negocio

Las cifras de negocio se habían hundido. Me había visto obligado a despedir a casi todos los trabajadores y, si la cosa seguía así, tendría que cerrar la fábrica. Una empresa centenaria y próspera se estaba yendo a la ruina. Y todo por culpa de ese impresentable; debía pararle los pies. Tenía que hacer algo.

Me presenté ante el tribunal y le acusé de blasfemo, de rebelión, de todo lo que se me vino a la cabeza. Desde luego, tuve la precaución de no mencionar que me estaba hundiendo el negocio.

Conseguí mi objetivo. Le detuvieron, le juzgaron, le encontraron culpable y le ejecutaron. Fin del problema.

Ahora, las cifras de ventas han vuelto a repuntar: la gente vuelve a necesitar muletas. He tenido que contratar a más operarios. Desde que Jesús fue crucificado, ha crecido el número de cojos y lisiados en Judea.

Microrrelato que recibió una mención en el Certamen 132 de Las Historias

viernes, 8 de diciembre de 2017

Cambio de género

Cuando era Carmen, se presentó a Saber y Ganar. Concursó durante varios meses y se llevó a casa casi treinta mil euros. Utilizó ese dinero para pagar los honorarios de una prestigiosa clínica.

Ya convertido en Marcos, acudió a La Ruleta de la Fortuna y lo eliminaron el primer día.

Microrrelato publicado en Cincuentapalabras.com

jueves, 7 de diciembre de 2017

No le queda otra

Por mucho que lo ha intentado, no ha podido lograrlo: tendrá que recurrir a ella. Ha buscado en internet, pero sólo ha conseguido quedar más desconcertado. Impotente, se tiene que dar por vencido. No le queda otra que llamar a su madre y preguntarle cómo demonios se enciende el horno.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Furiosa

Miren. Estoy harta. Apenas comienzo a cantar, aparecen media docena de marineros. A la primera estrofa, ya los tengo encima. No sé de dónde salen. Ni siquiera me dejan terminar la canción. Me ponen furiosa. Normal que los mate. ¿Es que una sirena no tiene derecho a cantar en paz?

Microrrelato publicado en Cincuentapalabras.com

martes, 5 de diciembre de 2017

Asombrado

Oyó entrar al extranjero. Cauteloso, se acercó a él y le observó. No era diferente a los otros: pequeño, débil. Estaba pensando cómo le mataría cuando advirtió que el intruso sostenía algo en la mano izquierda. ¿Qué demonios era?

El Minotauro, que contemplaba asombrado el hilo, no vio la espada.

Microrrelato publicado en Cincuentapalabras.com

domingo, 3 de diciembre de 2017

Escapar de aquí

—¡He encontrado el modo de escapar de aquí!
—¿Qué? No lo creo.
—Es sencillísimo.
—¿Sí?
—Ni lo imaginas. Lo hemos tenido siempre delante de nuestras narices.
—Estoy harto de vivir en este sitio. A ver, dime cómo salir.
—Fácil. Toma. Cómete esto.
—¿Una simple manzana? Eva, ¿te estás quedando conmigo?

Microrrelato publicado en Cincuentapalabras.com

sábado, 2 de diciembre de 2017

Lo inevitable

Observándole escondida entre los matorrales, se enamoró de él. Le gustaban su apostura, su coraje, su determinación. Mil veces estuvo tentada de acercarse a él, pero temía que la rechazase. Por fin, un día, se armó de valor. Ocurrió lo inevitable: el cazador le rompió el corazón a la loba.

Microrrelato publicado en Cincuentapalabras.com

viernes, 1 de diciembre de 2017

Quisicosas

La literatura, un ansiolítico para soportar la vida.
--
Todos los escritores de superventas se parecen, pero los escritores de culto lo son cada uno a su manera.
--
Monedero y la Constitución del 78 son como Quevedo y el culteranismo.
--
Frente al método Stanislavski, el método Coixet: elegir a una harpía para interpretar a una harpía.
--
Lamenta las consecuencias, aunque haya participado en las causas.
--
Por el tuit muere el pez.
--
Haile Selassie encontró tan cómoda la silla eléctrica que decidió utilizarla como trono. Ordenó que siguieran decapitando a los condenados. Curioso.
--
El bosque no le deja ver el árbol.
--
Lo más emocionante que había hecho en su viaje a Estados Unidos era ir a un Hooters. Curioso.
--
Ejemplo de lenguaje sexista: Ciutadans, Junts per Catalunya, Partit dels Socialistes de Catalunya.
--
El Congreso de los Diputados disminuye la cuantía del cupo vasco. El mismo día, el PNV baja el impuesto de sociedades en el País Vasco. Curioso.
--
Darwin: cincuenta años sacándole punta a un viaje que duró cinco años. Curioso.
--
ZWEIGIANA
Zweig siempre repite dos veces el mismo pensamiento. Escribe lo mismo de forma distinta. Quiere que sus lectores se enteren. Trata de evitar que se pierdan.
--
El médico no sabe qué recetar. Escribe unos garabatos. Que decida el farmacéutico.
--
Hace mucho tiempo quedó atrás la edad en la que todo es posible. Se aproxima la edad en la que nada es posible.
--
Con la programación que tiene Telecinco, se merece el Premio Nacional de Fomento de la Lectura.
--
Ejemplo de oxímoron: banquero anarquista.
--
No hay un mañana mejor, sino un ayer añorado, me parece.
--
Los ex consellers catalanes Jordi Turull y Josep Rull piden su libertad alegando que acatan expresamente las medidas del 155. Entonces, si un violador acatara el Código Penal, ¿podría salir de prisión?
--
Nuestro pasado ha sido horrible y nuestro presente es espantoso. El único consuelo que nos queda es imaginar un futuro resplandeciente.
--
Siempre está haciendo varias cosas al mismo tiempo y nunca termina ninguna.
--
Los independentistas catalanes son a la democracia lo que Karl Marx al anarquismo.
--
¿Pertenecen a la izquierda civilizada aquellos que hablan de la derecha civilizada?
--
Sólo una vez hice nudismo. Espanté a todos los mirones.
--
La literatura, un capote para torear la vida.
--
PARANOIA
Era tan insignificante que nadie conspiraba contra él.
--
Mirarla no sale gratis. Cuesta que no te dé los buenos días.
--
Nuevo partido político catalán: Junts per Catalunya, però no barrejats.
--
Curioso que algunos piensen que lo que dicen es sensato porque lo dicen sin levantar la voz.
--
AVISO
No leeré ningún tuit que tenga más de tres líneas.
--
Pamela Anderson y Julian Assange tuvieron una cita y, en vez de hacer lo que se supone que hacen las parejas cuando están a solas, hablaron de Cataluña. Chusco.
--
Ayuntamiento de Mancha Real. Quizá hubo un alcalde que se sintió orgulloso de que bajo su mandato se construyera este horror.
--
La coherencia y los políticos son como el agua y el aceite.
--
Judas le dio un beso forcadelliano a Jesús.
--
280 CARACTERES
Baltasar Gracián se estará revolviendo en su tumba.
--
280 CARACTERES
Una derrota más dura para Laconia que la de Leuctra.
--
280 CARACTERES
Twitter parece Facebook.
--
Estoy casi seguro de que nunca le pondrán mi nombre a una calle.
--
280 CARACTERES
¡Que logorreico se ha vuelto Twitter!
--
Carlos II pidió que se celebraran 100.000 misas por su alma. ¿No se quedó corto Fernando el Católico encargando sólo 20.000?
--
Jozef Gabčík y Jan Kubiš, héroes checoslovacos. ¡Qué extraño ser héroe de un país que no existe!
--
Cioran sostuvo durante 84 años que nacer era una inconveniencia y vivir, una tragedia.
--
Carlos V, el emperador emérito, hizo construir en Yuste decenas de estanques, que no tardaron en llenarse de mosquitos. Carlos V murió de malaria.
--
Preso político: alguien encarcelado por sus ideas.
Político preso: alguien que se dedica a la política y es encarcelado por saltarse la ley.
--
Parafraseando a Brecht, habría que preguntarse si el rey Leopoldo cometió solo todos esos crímenes en el Congo.
--
La pasión de Malesherbes era la herboristería. Curioso.
--
La consejera no sabe por qué se quejan los familiares de los enfermos. Las habitaciones con tres camas permiten entablar nuevas amistades.
--
¿No escribe microcuentos porque tiene claustrofobia?
--
Si Bélgica y España forman parte de la Unión Europea y Puigdemont se ha ido a Bruselas, ¿es lo suyo un exilio interior?