Microrrelatario

martes, 17 de abril de 2018

Papelera

Cuando el viento se llevó la vieja sábana, el fantasma se sintió desnudo.
--
Acusado de maltrato animal, Schrödinger alegó en su defensa que la curiosidad mató al gato.
--
Sus amigos le gastaron a Tito una pesada broma: le dejaron encerrado en el Museo de Paleontología. Pasó una mala noche, llena de pesadillas. Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
--
Y Aquiles, que no sabía nada de paradojas, derrotó a la tortuga en 2,2.
--
AZUL
–Quería tubos de pintura verde, azul, roja, amarilla, rosa, violeta, magenta, naranja, blanca y negra.
–Lo siento. Sólo nos quedan tubos de pintura azul.
–Vale. Me quedaré con el azul –dijo Pablo Picasso.
--
–Estás curado –dijo Jesús.
–¿Y ahora tendré que trabajar?
--
–Yo me dirijo a Nínive. Y tú, ¿a dónde vas? –preguntó Jonás.
–Yo, a Ítaca –respondió Ulises.
Y ninguno de los dos le preguntó al otro porque iba en contradirección.
--
MALA SUERTE
Un operario de la luz trabajaba subido en una escalera. Para no pasar por debajo, tiene que dejar la acera. En la calzada le atropella un coche.
--
La rata de biblioteca no pudo con el Diario del año de la peste. ¡Qué libro más triste! Todas las ratas eran asesinadas con arsénico.
--
Había mucha gente esperando el ascensor. Desesperado, se tiró del sexto piso. De pronto recordó que ya no estaba en la Luna.
--
Llegó al nivel 150 del Candy Crash. Como premio la hicieron presidenta de una comisión parlamentaria.
--
Chuang Tzu no puede evitar sentir un escalofrío cuando ve a alguien con un cazamariposas.
--
LA SUERTE DEL GAFE
La sequía duraba ya tres años. Había que hacer algo. Le regalaron al gafe un coche todo sucio y le dijeron que lo lavara.
--
DEUTERONOMIO 25, 5
–¡Maldito seas, Herodes Antipas, por casarte con la mujer de tu hermano!
–Eres un ignorante, Juan. La ley dice que, si un hermano muere, es obligación del otro hermano casarse con su viuda. Y mi hermano está muerto para mí.
--
Pienso, luego trabajo en un establo.
--
El verdugo se dio cuenta de que había cometido un pequeño error: primero había destripado al condenado y luego le había decapitado.
--
Siempre estaba conjugando el futuro perfecto del verbo morir. Era un suicida.
--
EFECTO MARIPOSA
Chuang Tzu sueña que es una mariposa. Dos mil quinientos años después, aparece un sesudo artículo en la Revista de Psicoanálisis sobre el sueño de Chuang Tzu.
--
Adán y Eva aprovecharon el sábado en que Dios no estaba.
--
Parecían tan indefensos que por un momento pensó en adoptarlos. Finalmente venció la naturaleza: la loba se los comió. Roma no fue fundada, ni ocupado el Lacio, ni vencida Etruria, ni derrotada Cartago, que levantó un Imperio que llegó hasta el siglo XV después de Dido.
--
BLOQUEO DE ESCRITOR
Estaba en coma.
--
La Asociación de Productores de Vino exigió a las autoridades que capturaran y ejecutaran al profeta que convertía el agua en vino.
--
–No has dejado de mentir. No puedes entrar.
–Es verdad, Pedro: mentía, pero las mías eran mentiras piadosas.
--
–No paraba de hacer milagros. Multiplicó los panes y los peces. Curó enfermos. Llegó a resucitar a un muerto. Y yo sólo le pedí que hiciera aparecer treinta moneditas de nada –dijo Judas.
--
Despidieron al actor porno por su mala lengua. La actriz protagonista no le soportaba.
--
Nadie le hacía caso. Había que veces que su propia sombra le dejaba solo.
--
Al califa Omar no le gustaban las ratas de biblioteca. Las consideraba inútiles y nocivas. Fue por eso que ordenó quemar la biblioteca de Alejandría.
--
DEPRAVADO
Cada vez que alguien venía a alquilar una película porno, el empleado del videoclub le destripaba el final.
--
El diablo fue denunciado por los animalistas, que le sorprendieron matando moscas con el rabo.
--
Me siento sola en la cama. Sergio siempre se va antes de tiempo.
--
La rata de biblioteca sólo pudo dar unos pocos bocados a La náusea de Jean-Paul Sartre antes de que le entrara la vomitera.
--
Su cara era un poema de Bécquer.
--
EFECTO MARIPOSA
Chuang Tzu sueña que es una mariposa. Dos mil quinientos años después, aparece un sesudo artículo en la Revista de Psicoanálisis sobre el sueño de Chuang Tzu.
--
El Arca de Noé tuvo un mal encuentro con el Beagle.
--
IMPOSIBLE
–Te amo, Ann. Te amo desde la primera vez que te vi.
–Lo sé. Y yo, con el tiempo, también he llegado a quererte. Pero tendremos que conformarnos con un amor puro y casto. Compréndelo, Kong.
--
MALA SUERTE
Cuando por fin encuentro algo, resulta que es una bala perdida.
--
Pieter Boekman, pintor neerlandés de la primera mitad del siglo XIX, pensó que, si Beethoven había compuesto una obra maestra –la Novena Sinfonía– completamente sordo, él podría pintar una obra maestra cortándose la mano derecha. No pudo.
--
Cuando volvió, se echó las manos a la cabeza.
–¡No entendieron ninguna parábola! –dijo.
Y volvieron a crucificarle.
--
–¡Tierra, TIERRA!
–¿Qué grita Jafet?
–Dice que ha visto tierra, Cam. ¡Tierra seca!
–Uf, menos mal. Estaba cansado de comer carne de ramoth, de anaphah y de tannim. Y no me apetecía nada el yaalah al horno que mañana iba a preparar mamá.
--
Cuando Monterroso despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, en el infierno, donde el escritor guatemalteco había sido castigado hasta que se olvidara su microcuento.
--
A la mañana siguiente, el sultán, al que no le gustaban los cuentos, ordenó decapitar a Scheherazade.
--
El dodo tenía grandes ambiciones. No quería que la vida se le fuera volando.
--
La barca llegó a la arena. Unos hombres desnudos se aproximaron. El almirante sacó el libro de Juan de Ragusa sobre la lengua de Catay.
–Ni jao –dijo.
--
El conde de Rosebery se enfrentó a sus fantasmas. Perdió. Ha tenido que unirse a ellos.
--
El sacerdote le explica las obligaciones conyugales.
–Tendrás que ocuparte de los padres de la que ya es tu esposa.
–¿De veras? –pregunta Tony Pagliaro.
Y allí mismo, en la iglesia, saca el 38 y descerraja dos tiros a sus suegros.
--
Temperatura: 12,5 grados centígrados.
Humedad relativa: 24 por ciento.
Velocidad del viento: 8 kilómetros por hora.
Presión atmosférica: 1.022 milibares.
Noé tuvo que aplazar la salida del Arca por buen tiempo.
--
–Compañero, ¿por qué le hizo eso a la compañera Tania?
–Mi sargento, leí en el diario que el comandante supremo aconsejaba comer conejo.
--
No conoció a nadie para no tener que escribir sus memorias. Evitaba salir de casa y hacer algo interesante para no verse obligado a escribir su autobiografía.
--
–¿Y cómo os trata el flautista de Hamelín?
–No nos trata mal.
–¿Qué dices, Fritz? Pero si sólo nos da a comer rata.
--
Moisés abrevió la historia. Dios no tardó días, sino eones. Así, por ejemplo, para crear un simple conejo necesitó muchos ensayos y casi dos millones de años.
--
Fue aprobada la Ley 45/1969, de 1 de marzo, que prohibía prohibir. En aplicación de la Ley 45/1969, de 1 de marzo, la Ley 45/1969, de 1 de marzo, fue prohibida.
--
Después de devorar el Necronomicón, el ratón de biblioteca se miró en el espejo. Estaba irreconocible: se había convertido en una monstruosa rata.
--
–Hola, ¿estás sola?
–Cuando me beba esta botella de vino, sí.
--
Es una buena madre, preocupada por sus hijos. Nunca falta al trabajo. Visita a sus padres todas las semanas. Mantiene el contacto con sus amigas. Paga una cuota mensual a una ONG. Sin embargo, cuando ha utilizado el tique de aparcamiento, se asegura de que nadie la mira y lo tira al suelo.
--
Cuando vieron aparecer aquel extraño barco, que sólo estaba tripulado por mujeres, los marineros del Mary Celeste se lanzaron al abordaje.
--
Cada vez que la rata de biblioteca devora un libro de microrrelatos se queda con hambre.
--
Érase una vez una bruja feminista. No llevaba escoba.
--
Intrigada, la rata de biblioteca devoró de una sola tacada la novela de misterio.
--
–Enumere los huesos de las extremidades posteriores.
– Fémur, tibia, peroné, rótula, tarso, metatarso, falanges.
–Muy bien. Ahora diga cuántas vértebras lumbares tiene el conejo.
–Doce.
–Siete. Lo sentimos, pero no podemos darle la Licencia de Caza. Inténtelo de nuevo dentro de un año.
--
EL COLMO
El hijo del sastre se hizo nudista.
--
La ballena quedó varada en la arena. Por mucho que lo intentaron, no hubo manera de salvarla. Le hicieron la autopsia. No constituyó una sorpresa lo que encontraron en su estómago: un profeta judío. Había muchos tirados por el mundo.
--
MUJERES Y HOMBRES Y VICEVERSA
Cuando Lilit vio a Adán, le dijo:
–No vamos a llegar a nada.
--
Primero derrotó a Athos, luego a Porthos y por último a Aramis. Cuando acabó, totalmente agotado, fue apresado por los guardias del cardenal Richelieu. Acusado de batirse en duelo, fue llevado al patíbulo.
Así fue como murieron D’Artagnan y los tres mosqueteros.
--
En la frontera de la impotencia, sin destello de esperanza, para alejarse de la lluvia de críticas que sobre él cae, se encierra en su palacio de la memoria y disfruta allí, en ese lugar secreto al que nadie vendrá jamás a importunarle.
--
EL COLMO
Al exhibicionista no le gusta que le hagan fotos con el móvil.
--
–Te llamaba para decirte que el avión ha aterrizado.
–Muy bien. ¿No te habrán extraviado otra vez las maletas?
–No, no. Esta vez me han extraviado a mí. No sé dónde estoy.
--
Artemisia perdió la batalla contra Temístocles, pero ganó la batalla contra Tánatos.
--
–Fíate de mí. Soy más bueno que el pan.
–El problema es que yo no como carbohidratos.
--
Le dijeron al Rey Sol que la salud del país mejoraría cuando él dejara de ser un geófago.
--
La rata de biblioteca se tragó La leyenda del santo bebedor y se puso estupenda.
--
FAVORITISMOS
El palacio de Concino Concini, favorito de la reina María de Médicis, fue saqueado por el populacho. Concini pidió una indemnización de 150.000 escudos. La reina le concedió 175.000.
--
Cuando Jesús multiplicó los panes y los peces, panaderos y pescadores le denunciaron por intrusismo profesional.
--
Comisión senatorial que investiga la actuación del prefecto de Judea.
Senador: ¿Jura solemnemente decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?
Poncio Pilato: ¿Qué es la verdad?
--
La rata de biblioteca devoró El Aleph. Le gustó tanto que decidió seguir con las otras letras.
--
Abrí el libro prohibido un martes. Era bastante aburrido. Trataba de magia, de los primigenios y del caos reptante. No entendí por qué no permitían leerlo hasta que el miércoles por la mañana al mirarme en el espejo descubrí que había envejecido veinte años.
--
Comprendieron que se había quitado la vida porque sufría un serio bloqueo de escritor: la nota de suicidio estaba en blanco.
--
La rata de biblioteca iba a devorar Los doce Césares, pero cuando llegó a Calígula ya no pudo más.
--
Hubo una confusión. No fue Judas quien entregó a Jesús, sino Lázaro, enfadado porque había visto interrumpido su descanso.
--
–¿Quién se ha comido mi queso?
–Yo no he sido –dijo Ben Gunn.
--
Le gustaba tanto Tolstói que, como homenaje, decidió suicidarse como Anna Karénina. Desgraciadamente vivía en Granada.
--
A la rata de biblioteca se le atragantó la fe de erratas.
--
Claudette se enamoró de Henri Désiré, que le partiría el corazón.
--
El cocinero siempre dejaba la comida medio cruda. Tuvieron que despedirle cuando saltó la liebre.
--
Náufrago, Jonás llegó a las costas de Troya. Cuando vio los altos y poderosos muros, pensó que daba igual una ciudad u otra. Conminó a los troyanos a arrepentirse. Les gritó que Dios iba a destruir su ciudad. Todos se rieron de él. Sólo Casandra le hizo caso.
--
DE SERVO ARBITRIO
No hay nada que alivie más que pensar que Dios ha elegido nuestras desgracias.
--
La rata de biblioteca trató de devorar Las 120 jornadas de Sodoma. No aguantó ni una jornada.
--
Malthus aplaudió la decisión de Herodes.
--
Era muy indeciso. No sabía qué hacer. Acabo cogiendo una margarita y comenzó a deshojarla.
–¿Deshojo una margarita para saber si tengo que llamarla? ¿No deshojo una margarita para saber si tengo que llamarla? ¿Deshojo una margarita para saber si tengo que llamarla? ¿No deshojo una margarita para saber si tengo que llamarla? ¿Deshojo una margarita para saber si tengo que llamarla? ¿No deshojo una margarita para saber si tengo que llamarla? ¿Deshojo una margarita para saber si tengo que llamarla?
--
La piedra rebotó en el casco. Los filisteos se rieron. Goliat cogió a David y empezó a darle azotes en el culo. Los israelíes se sintieron abochornados: mira que pensar que un niño iba a derrotar a tan poderoso soldado.
--
El verdugo tenía cara de condenado a muerte.
--
Adolf Hitler está enfadado: por su último paisaje sólo le han pagado dos mil coronas. Y él que pensaba que se haría rico dedicándose a la pintura. Muchas veces le ha dado por pensar que, si le hubieran suspendido el examen de ingreso a la Academia de Bellas Artes, habría hecho carrera política. ¡Qué estadista perdió el mundo!
--
MONTERROSIANA
Cuando Dios despertó, había allí un dinosaurio. Decidió echarse otra cabezadita.
--
FACTOR X
Creó un mundo en seis días, pero no consiguió impresionar a los jueces, que sólo le dieron un voto positivo.
–Previsible.
–No me ha sorprendido.
–Esto ya lo he visto en algún lado.
--
A Gabriel García Márquez, diez días en Aracataca le parecían cien años.
--
Después de dejar a su protagonista en coma, el novelista puso el punto y final.
--
–¿Afirmáis que llegasteis a China y Cipango?
–Lo afirmo.
–Entonces, ¿por qué llamáis indios a los hombres que trajisteis con vos?
--
VIAJES EN EL TIEMPO S.A.
–Así que usted quiere quedarse en el pasado.
–Sí.
–Tenemos una cláusula de marcha atrás, por si se arrepiente.
–No, no me arrepentiré.
–¿Y qué es lo que querría visitar?
–Hiroshima. Quiero estar allí a las 8:15 de la mañana del 6 de agosto de 1945.
–Ya veo… Por cierto, ¿sabía que tenemos precios especiales para gente como usted?
--
–Por favor, una cuerda.
–¿De cáñamo, manila, algodón, sisal, cabuya, poliéster, nailon o polietileno? ¿Rígida o elástica? ¿De 9, 10 u 11 milímetros?
–No sé... Basta que soporte un peso de 95 kilos.
--
Gregor soñó que era un monstruoso insecto. Al despertar ignoraba si era Gregor que había soñado que era un monstruoso insecto o si era un monstruoso insecto que estaba soñando que era Gregor.
--
Al astronauta le inquietó descubrir que en su nueva casa había un agujero negro.
--
No hubo milagro. Jesús no pudo curar al hipocondríaco.
--
SIN SALIDA
El escritor no pudo salir del microcuento.

lunes, 2 de abril de 2018

Papelera

Guillermo Tell resopló aliviado. Era la primera vez que acertaba.
--
–¿Qué tengo en el bolsillo? –preguntó Bilbo.
Gollum se sorprendió de que el saquehobbit le hiciera una pregunta tan fácil.
–¿Que qué tienes en el bolsillo? ¿Qué vas a tener? ¡La mano!
--
Freud interpretó el sueño del faraón.
–Majestad, su sueño es un intento de su inconsciente de resolver un conflicto. Es una consecuencia del ajetreo anímico de la vigilia. Le recomiendo que…
El faraón no le dejó terminar. Hizo llamar a José.
--
–Capitán Mzimba, todos nuestros cañones han sido silenciados. No podemos responder al fuego enemigo. ¿Iniciamos la evacuación?
–Sí, dé la orden. Pero yo prefiero hundirme con mi nave.
–¿Hundirse, capitán Mzimba? Le recuerdo que estamos en medio del cinturón de asteroides de Boogaard.
--
VARIACIONES SOBRE UN TEMA DE MONTERROSO
Hoy me siento bien, un Stephen King; estoy terminando mi segunda novela del día.
--
–Pínteme fea. Que crean que todo se debe a mi inteligencia –le decía Madame de Maintenon al retratista Mignard.
--
AÑO 2038
Llegada la edad legal de retiro, le dieron a elegir: o seguir trabajando o cobrar quinientos yuanes de jubilación o un viaje a Benidorm de una semana de duración sin retorno.
--
Después del aplaudido poema sobre el saqueo e incendio de Troya, Nerón empezó a preparar un canto épico sobre la caída del Imperio de Darío III. Anunció a sus cortesanos que necesitaba inspiración. Tenía que ver cómo caía un Imperio.
--
Les explicó cómo había creado el mundo y les pidió que le escribieran un trabajo. Moisés, que no lo había comprendido muy bien, le presentó una curiosa fábula titulada Génesis. Stephen Hawking, que era el más aplicado de sus discípulos, le entregó la Historia del tiempo.
--
TEORÍA DEL CAOS
Una mariposa aletea en China. El filósofo Chuang Tzu, que está de visita en Chile, duerme.
--
DIOS CALVINISTA
Crearé el mundo en seis días, expulsaré a Adán y Eva del jardín de Edén, castigaré a Caín, frenaré la mano de Abraham en el último momento, provocaré un diluvio, ayudaré a Moisés a huir de Egipto, daré fuerza a Sansón para que destruya el templo de los filisteos, haré a David rey, permitiré que los asirios destruyan Israel, dejaré que los judíos regresen del exilio… ¡Qué aburrido!
--
Gregor Samsa soñó que era un monstruoso insecto. Al despertar ignoraba si era una cucaracha que había soñado que era un escarabajo o si era un escarabajo y estaba soñando que era una cucaracha.
--
Puigdemont, que desapareció de Finlandia el viernes, detenido el domingo en Alemania.
–¡Con estas noticias no hay quien pueda! –exclamó el escritor de novela negra.
--
Ese martes el puente fue inaugurado. El río que separaba la ciudad empezó a imaginar la venganza.
--
El gordinflón gritaba con tanto convencimiento que eran molinos que decidieron perdonar al larguirucho.
--
A los alienígenas les sorprende el grado de progreso que han alcanzado los terrícolas. Tienen esclavos que se ocupan de ellos: limpian las casas donde viven, les dan de comer, les llevan a unos médicos que llaman veterinarios, les recogen los popós.
--
–Maldita seas, Pandora. Liberaste todos los vicios.
–No es cierto. El vicio de la curiosidad ya estaba fuera.
--
DEFENESTRACIÓN DE PRAGA
Sólo les pusieron una condición a los representantes checos para celebrar otra reunión: tenía que realizarse en una habitación sin ventanas.
--
El Dios calvinista no pudo evitar que se le escapara una risilla cuando le presentó a Eva.
--
No se veía nada. Y no había nada. Estaba harto.
–Hágase la luz –dijo.
Y la luz se hizo
--
NATIVO DIGITAL
El adolescente está orgulloso: gracias a su teléfono inteligente, sabe tanto como alguien de cuarenta años. Según el oculista, tiene la vista de alguien de cincuenta.
--
¿Seis días? Ahora comprendo esta chapuza. Yo tardé 4.571 millones de años.
--
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, así que decidió seguir durmiendo otros veinte millones de años, hasta que apareciera el hombre.
--
El director le indicó a Fay Wray que, cuando mirara a King Kong, imaginara que estaba viendo al productor de la película.
--
El octavo día, después de un reparador descanso, creó su obra maestra: todas las especies que habitarían las islas Galápagos.
--
–¿Sois hermanas?
–Ah, no. Vamos a la misma clínica de estética.
--
–Si yo escribiera todo lo que me ha hecho pasar –dijo la musa.
--
George Lucas fue condenado en el infierno a ver una y otra vez Star Wars 8.
--
–¿Quién te ha hecho esto? –le preguntó Poseidón.
–Un sucio marinero griego –dijo el cíclope.
–Ya te dije que tuvieras los ojos abiertos.
--
–Capitán, el enemigo ha arriado la bandera.
–¡Maldición! Otra oportunidad perdida de hundirme con mi barco.
--
Nunca le acompañó la suerte. Trató de suicidarse y se mató.
--
DESCUBRIMIENTO
Hoy han llegado a la playa de levante unos hombres muy extraños. Venían en grandes canoas. Iban completamente vestidos. Apestaban.
--
Mostrándoles la copa, dijo:
–Tomad esto y repartidlo entre vosotros.
–Yo no quiero. A mí no me gusta el vino.
–¡Silencio!
También tomó el pan, lo partió y les dio, diciendo:
–Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado.
–Yo soy crudivegano.
–Judas, ¿te vas a callar de una vez?
--
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. Si salía de esa, le pondría una reclamación a Safari en el Tiempo S.A.
--
–De verdad. Me dijo: Pandora, toma esta caja. Te pido que la abras. Te ordeno que la abras. Tienes que abrirla. Ábrela.
–¿Utilizó esas palabras?
–Bueno, quizá no empleó exactamente esas palabras. Pero estoy segura de que él esperaba que abriera la caja.
--
La serpiente convenció a la mujer de que se comiera la manzana. Y así fue como se vengó del gusano.
--
Ese martes el puente comenzó a temblar. Y también el ingeniero que lo había diseñado.
--
–Soy el flautista de Hamelín.
–No le necesitamos: no tenemos ratas aquí.
–No, no, ya no cazo ratas. Ahora regalo niños. ¿No les interesarían?
--
VARIACIONES SOBRE UN TEMA DE LUIS J. GORÓSTEGUI
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero que me arrojen al Gran Pozo de Carkoon –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero morir de un atracón de comida –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero que me ejecute José Luis Rodríguez –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero morir de agotamiento en una mina de plata de Cástulo –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero que me arrojen a los leones –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero que me crucifiquen junto a Espartaco –pidió.
Hubo que poner en marcha la máquina del tiempo.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero que me quemen en la hoguera junto a Miguel Servet –pidió.
Hubo que poner en marcha –otra vez– la máquina del tiempo.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero que me coman los caníbales de Nueva Guinea –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero morir en la cama –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero que me ejecute Charles-Henri Sanson –pidió.
-
Fue condenado a muerte y se le permitió elegir el modo de morir.
–Quiero morir en brazos de Friné –pidió.
--
El profesor de Dibujo le regañó porque Rashid había olvidado traer la escuadra. El niño llamó a su padre, el emir Hamal bin Jalifa, que se apresuró a hacerle llegar un portaaviones, dos cruceros, cinco fragatas, siete corbetas y dos dragaminas.
--
–Entonces, ¿no quiere el señor una cama individual? –preguntó el recepcionista.
–No. Ya se lo he dicho: estoy en plena luna de miel. Quiero una cama matrimonial –dijo Narciso.
--
–Pues mire usted: a nosotros nos expulsaron del lugar en el que vivíamos porque mi mujer era crudivegana –dijo Adán.
--
DÉJÀ-VU
No, no estoy sola.
--
–Toma, bebe –le dijo Lucrecia Borgia.
–Cuando terminemos.
--
97 VELAS
Logró apagarlas todas, pero comprendió que nunca conseguiría soplar 98.
--
Aquel martes, en el vagón, se atrevió por fin a levantarse para besarme. Y yo pude comprobar que el espray de pimienta era bastante efectivo.
--
Desde que le despidieron, se pasa los días leyendo. Él opina que es un hombre cultivado; su ex considera que es un vegetal.
--
Lamenta haber elegido a Juan como guionista del apocalipsis. Dios no sabe cómo realizarlo.
--
REPTILES
–Tú y tu pareja no podéis subir.
–Tienes que dejarnos subir.
–He dicho que no. No servís para nada.
–Mira este libro. Lo pone bien claro. Servimos para morder el talón de las mujeres. Así que, Noé, tienes que dejarnos subir al arca.
--
Ella era pasión y deseo. A cada trozo de piel le dedicó una caricia. Lo consiguió todo de mí. Y cuando me dejó sin nada, Ana Julia me arrojó al fondo del mar.
--
Sólo tomaba savia de eucalipto porque era un vampiro vegetariano.
--
Muy sutil, la serpiente esperó su venganza. Cuando vio a Newton debajo del árbol, comenzó a mordisquear el cabo de la manzana hasta que logró que cayera. Lo que vino a continuación fue imparable: la ley de la gravitación universal, los principios de geología, la teoría de la evolución de las especies, el ateísmo.
--
¿Y QUÉ PASA CON P?
A y B están en la cama. No sospechan que C ha salido hoy pronto del trabajo y que regresa a casa. Menos mal que se encuentra con D y se para a hablar con ella. Le gusta mucho, pero dejó de pensar en ella cuando D empezó a salir con E. Ahora le extraña que se pare a hablar con él y que incluso le pregunte si le apetece ir a tomar un café. Van a la cafetería donde trabaja F, que está deseando salir para ir al cine con G. No sospecha que ella va a llevar a una amiga, H, que quiere preguntarle a F si hay un puesto como camarera en la cafetería para ella. H trabajaba hasta hace poco en la oficina, pero no se llevaba bien ni con I, ni con J, ni con K. F no para de mirar el reloj; quedan unos minutos para que acabe su turno. Es en ese momento cuando entra L y le pide un capuchino. A F le gusta L desde que la vio por primera vez. Nunca intercambian más de unas palabras, pero esta vez tiene ganas de hablar. L sospecha que B, su novio, la engaña, pero no tiene pruebas. Si lo supiera, le engañaría con F, ese simpático camarero, o con cualquiera: M, N, O, Q, R o S. Nunca con T, desde luego. T es repulsivo. Y, sin embargo, a U le gusta T. Encuentra en él algo que le atrae. Se lo está diciendo ahora mismo a V, que la anima a salir con él. Aunque no lo haría si supiera que acaba de salir una relación con Y, que la ha dejado destrozado. Precisamente, animando a U, V encuentra ánimos para pedirle salir a Z.
--
Para no herir los sentimientos de los árboles, la legislación establece que los mangos de las hachas tienen que ser de fibra de carbono.
--
CINCO SEMANAS EN GLOBO
Después de pasar cinco semanas en globo, el doctor Fergusson, Dick Kennedy y Joe llegaron a Sumatra. No había parado de soplar un persistente viento del oeste.
--
–Yo como huevos de gallinas que escuchan a Kenny G.
–Eso no es nada. Yo como cerdos que escuchan La muerte de Sigfrido cuando son sacrificados.
--
Cumplí su última voluntad: moví todos los archivos a la papelera de reciclaje. Lo que pasa es que Franz no me dijo que la vaciara, así que acabé dándole a restaurar estos elementos.
--
VIVE PELIGROSAMENTE
El vampiro mordió al hombre con VIH.
--
Me llevó a su habitación y, pensando quizá que yo saldría corriendo, me ató a su cama.
–Espera –me dijo.
Y comenzó a quitarse la ropa, el maquillaje, los rellenos y las prótesis.
No imaginaba que, como trampantojo, yo le ganaría.
--
Al abrirse la puerta del ascensor, descubrí que dentro había un gigantesco ogro, que me lanzó una mirada furiosa.
–¿Vas a entrar o qué? –me chilló.
Y entré con el rabo entre las piernas.
--
Nuestros algoritmos nunca fallan. Con decirles que emparejamos a Barba Azul con una viuda negra.
--
Hera se queja con la boca pequeña de las infidelidades de Zeus. En realidad, mientras él se entretiene acostándose con todas las mujeres que encuentra, ella aprovecha para gobernar el Olimpo.
--
–Yo tenía una gallina que ponía huevos enormes, pero tuve que sacrificarla: colesterol.
–Pues yo tenía una gallina que ponía huevos de oro y también tuve que sacrificarla: hundimiento de la cotización.
--
–Max, tengo que pedirte una cosa muy importante.
–¿Qué?
–Cuando muera, quema todas mis obras.
–¿Y no quieres, Franz, que las arroje al contenedor azul?
--
Nunca creyó en fantasmas y ahora no cree que esté muerto.
--
Llamé al ascensor y esperé. Cuando llegó, advertí que había alguien dentro. Al abrirse la puerta, descubrí que dentro había un gigantesco ogro. Tenía un aspecto aterrador. Sus ojos lanzaban fuego. Me lanzó una mirada furiosa.
–¿Vas a entrar o qué? –me chilló.
Comenzaron a temblarme las plumas y entré en el ascensor con el rabo entre las piernas.
--
El apostador esperaba un golpe de suerte para poder pagar sus deudas. Al final pudo saldarlas gracias a un golpe de camión.
--
Cuando Lovecraft despertó, Cthulhu todavía estaba allí.
--
JIMENA
Pensó cómo vengarse del asesino de su padre. Se le acabó ocurriendo una genial idea: se casó con él.
--
Lo hizo tan mal la última vez que se ha reencarnado en musa de Salinger.
--
Ese día, el último que creía pasaría en Tailandia, comió orugas. Más tarde, en el aeropuerto, sintió mariposas en el estómago.
--
Fue un desastre. Charbonneau no sólo no fue capaz de acertarle al tiranosaurio, sino que dejó malherido a un pterodáctilo que pasaba por allí, Fortuzi pisó una mariposa y Müller recogió una flor. Menos mal que habían logrado regresar.
Gabriel Feola, el guía, se preguntó si en la base notarían algo raro. Cuando abrió la puerta del módulo del tiempo, miró a Marković. Parecía un poco más viejo y cansado que una hora atrás.
–Regresamos, Marko –le dijo.
Éste le miró inquisitivo.
–Grabiel, ¿pasó qué?
--
Aquel martes, en el vagón, se llevó una alegría cuando la vio. Ahora toma siempre esa línea. No sabe que ella, cuando le reconoció, adoptó la resolución de ir al trabajo en coche.
--
Le dieron un punto de apoyo y no pudo mover el mundo.
--
–Tengo astenia primaveral.
–Pero si estamos en otoño.
–Es que soy argentino.
--
TODO AGUJEREADO
Ya se las apañarían para pagar las facturas, se decían a sí mismos. Y, luego, cuando me veían aparecer, se les caía el alma a los pies. Algunos no paraban de reír cuando veían a un cobrador vestido de cardenal. Pero la sonrisa se les helaba al cabo de unos días. Yo no dejaba a los deudores ni a sol ni a sombra. Les perseguía por la calle, en bares y restaurantes, en la iglesia (¡qué irónico!). Mi compromiso con el cliente es siempre cobrar. Bajo cualquier circunstancia. Incluso ahora no cejo en mi empeño, aunque sólo pueda trabajar de noche y tenga el disfraz todo agujereado.
--
Dentro de la caja, el gato duda. ¿Es Schrödinger un científico o un maltratador de animales?
--
–¿Por qué no pasaste página?
–Porque el lector de libros electrónicos se quedó sin batería.
--
–Hermione, ¿qué haces en la sala de expulsados?
–La profesora McGonagall me pidió que borrara la pizarra. Y es lo que hice.
--
–Mami, no puedo dormir.
–Cuenta ovejas.
–Mami, ¿qué son ovejas.
--
El director le indicó a Fay Wray que tratara a King Kong con el mismo asco con el que trataba a David O. Selznick.
--
Aquel martes, en el vagón, una mujer mayor le regañó por ir sin pantalones. El marido de Clara se había presentado tan repentinamente que no le había dado tiempo a ponérselos.
–Esto, señora, hoy es el Día Sin Pantalones.
--
El escritor no habla a nadie de su musa para que no le tachen de machista.
--
Cuando despertó, la pesadilla todavía estaba allí.
--
Las gallinas hicieron huelga. No pondrían ni un huevo más hasta que no cortaran la música de Kenny G. Preferían escuchar Rooster, de Alice in Chains.
--
Visto como sonríe, ya no sé si Caperucita cayó en mi trampa o yo caí en la suya.
--
CARTA DE RECHAZO
Monsieur Proust, me parece bien que usted haya perdido su tiempo, pero no me haga perder el mío.
--
Cuando llegó la Muerte, el suicida frustrado no pudo evitar abrazarla.
--
DESESPERACIÓN
Recuerdo que te olvidé. Durante más de treinta años. Traté de enfrentarme solo a la vida, resistir los golpes que pudieran venir sin tu compañía. Caminé, avanzando contra viento y marea. Me marqué varias metas, que no me parecieron imposibles ni inalcanzables, pero ninguna conseguí. Todas se mostraron inaccesibles. En todas fracasé. Ya no aguanto más. Te necesito. Preciso tu auxilio, tu consuelo. ¡Ayúdame, Dios mío!
--
–Ya estoy harto de trabajar. Me aburre seguir construyendo rascacielos, hoteles, casinos y campos de golf. Necesito un poco de ocio.
–¿Y a qué se va a dedicar, señor Trump?
–No sé. Quizá presente mi candidatura a la presidencia de Estados Unidos.
--
–Voy a comerte a besos.
–¿Y por qué no a mordiscos? –preguntó Sacher-Masoch.
--
El gato de Cheshire no sonríe. Está bocabajo.
--
La Muerte hace trampa. ¿Por qué si no siempre gana al final?
--
Tenochtitlán, año Ce Ácatl. Itzcóatl informa a Moctezuma Xocoyotzin de la llegada de los castellanos.
–Tlatoani, ¿qué hacemos con los extranjeros?
–¿No quieren venir? Que vengan. Los llevaremos al templo de Huitzilopochtli.
–Dicen, tlatoani, que tienen armas poderosas.
–Exageras, Itzcóatl. Nada puede superar al macuahuitl y el técpatl de nuestros guerreros.
–Entonces, daré orden de que les dejen pasar.
(continuará…)

domingo, 1 de abril de 2018

Quisicosas

Los libros de la biblioteca de Borges estaban muy fatigados.
--
UN MISTERIO
¿Por qué Colón no llamó japoneses a los habitantes de las tierras a las que había llegado?
--
Antes, en Viernes Santo, echaban Rey de reyes o La historia más grande jamás contada. Ahora siempre programan Espartaco. El caso es poner la historia de un crucificado.
--
Diógenes presumía de ser capaz de renunciar a todo. Y, sí, renunció a su tonel y a su escudilla, pero no a su mujer. Diógenes era un cínico.
--
Ejemplo de oxímoron: "Bolivia se constituye en un Estado Unitario [...], descentralizado y con autonomías" (artículo 1º de la Constitución boliviana de 2009).
--
El Beagle hizo que naufragara el arca de Noé.
--
¿No deberían estar los crudiveganos a favor del uso del carbón?
--
¿La guerra fría puede agravar el problema del calentamiento global?
--
TRADUTTORE, TRADITORE
–Todos los hombres blancos son ladrones y mentirosos. Nos quitaron nuestras tierras –dice Toro Sentado.
–Nosotros damos gracias a los hombres blancos por traernos la civilización –traduce el intérprete.
--
Penas en la Ginebra de Calvino: tres días de prisión por sonreír en un bautizo, expulsión de la ciudad por cantar en la calle, prisión por poner a un hijo el nombre de Abraham… ¡Qué poco sentido del humor!
--
DAMNATIO MEMORIAE
Después de derrotar a Pugachov, cuyos seguidores habían sido sobre todo cosacos del Yaík, Catalina II decidió que el río pasara a llamarse Ural. Curioso.
--
¿Son justos siendo injustos con todos?
--
Huevos de gallinas criadas con música de Kenny G... O tempora, o mores!
--
Utilizando palabras que entendieran, Dios les explicó a Moisés y a Stephen Hawking cómo había creado el mundo.
--
Resulta que el pulpo a la gallega es saharaui. Curioso.
--
En 1916 mejoró la situación de los ejércitos rusos: casi todos los soldados tenían ya un fusil.
--
Leyendo a Borges he aprendido a robar.
--
A principios de 1945, los reclutadores del ejército japonés acudieron a las universidades. Los estudiantes de ciencias y matemáticas fueron enviados como técnicos a las fábricas. Los estudiantes de derecho y letras fueron enrolados en unidades kamikaze. Curioso.
--
Buenos Aires, 1938. La arista de un batiente recién pintado que alguien se olvidó de cerrar le abre a Borges la cabeza, de la que comienzan a salir cuentos: Pierre Menard, La lotería en Babilonia, La Biblioteca de Babel, El jardín de senderos que se bifurcan…
--
En Estados Unidos, un joven de 19 años no puede comprar una Budweiser, pero si adquirir un fusil semiautomático AR-15. Curioso.
--
En 1939 hubo psiquiatras que certificaron que los llamados rojos eran enfermos mentales. Sin embargo, a ninguno de esos presuntos locos se les ingresó en un manicomio. El único tratamiento que recomendaban era una pastilla de plomo. Curioso.
--
RESISTENCIA NUMANTINA
No se rindieron los numantinos hasta que el año comenzó, no en marzo, sino en enero, como debe ser.
--
Por gracia del rey cobraban los impuestos de unas tierras trabajadas por unos campesinos que las consideraban suyas. Por ley de unas Cortes que sólo ellos habían elegido, les quitaron las tierras a unos campesinos que las habían trabajado durante generaciones y que de la noche a la mañana se convirtieron en jornaleros. Curioso.
--
Hay aún tanta incultura en Andalucía. La gente aplaude al final de cada movimiento de una sinfonía entre los disgustados siseos de una minoría.
--
El pastor empezó sodomizando ovejas. Más tarde, sodomizó a una niña. Fue encerrado en un manicomio. Allí sodomizó a otro interno. Cuatro o cinco años después, taladró un agujero en un árbol y lo sodomizó. El psiquiatra del centro –Juan Antonio Vallejo-Nágera– le dio el alta. Curioso.
--
Inglaterra, siglo XVII. Se aprueba una ley progresista (?) que prohíbe a los maridos golpear a sus esposas con un bastón más ancho que su pulgar (!).
--
Mientras sube al patíbulo, Luis XVI recuerda que Arnaud Berquin, su preceptor, no paraba de decirle que tenía que echar cabeza. ¿Para esto la necesitaba?
--
El afilador sigue recorriendo las calles de los pueblos con su flauta de Pan y preguntándose por qué la gente prefiere comprarse un cuchillo nuevo a afilar el viejo.
--
Vivir sin trabajar le daba tanto trabajo que a veces se preguntaba si no sería mejor buscar un empleo de funcionario.
--
MALA SUERTE
El papa Gregorio IX ordenó matar a todos los gatos, a los que consideraba “instrumentos de Satanás”. Pronto se multiplicó el número de ratas, que estaban llenas de pulgas, que portaban la peste.
--
A Henry Kissinger le gustaba tanto el fútbol que en 1973, en el estadio de la ciudad de Santiago, el general Pinochet celebró un peculiar partido en su honor.
--
África, 149 a.C. A los cartagineses sólo les queda un consuelo: si hubieran sido los vencedores, habrían tratado a los romanos como estos les están tratando a ellos.
--
Donald Trump cree que se solucionaría el problema de los tiroteos en los institutos armando a varios miles de profesores. Bastaría con no reelegirle ni a él ni a la mitad de los senadores.
--
Chiquito de la Calzada, que murió con 85 años, ha recibido a título póstumo la Medalla de Andalucía. ¿Fue necesario esperar a que falleciera?
--
PRESO POLÍTICO Nº 2
Formando parte de un piquete, destrozó una heladería y sacó a su dueña, que estaba embarazada, por la ventana. Aceptó una condena por delito de amenazas, daños y contra el derecho de los trabajadores.
--
Napoleón vestía pantalones blancos de lana de Cachemira, utilizaba camisas de algodón de Bengala y llevaba pañuelos de seda de Madrás. Quería recordarse constantemente a sí mismo que tenía que conquistar la India.
--
Pascal Neveux, director de Investigaciones Genealógicas, y Victorio Heredero, experto en genealogía sucesoria. Sobrino y Heredero, cazaherencias. Curioso.
--
LEBENSBORN
Charles Lindbergh tuvo cuatro hijos con su mujer y cuatro más con otras dos mujeres alemanas. Curioso.
--
Lucía Etxebarria en Ven a cenar conmigo. Mira por encima del hombro a los otros concursantes: el vidente Rappel, la actriz Ana Obregón y el torero Víctor Janeiro. Ella sólo come alimentos orgánicos. No prueba la carne, el pescado, el jamón, el queso, las croquetas, la tortilla de patatas. Odia los toros, pero tiene perros. No besa en la cara. No toca las pieles. No sabe manejar un destornillador: su mesa de comedor tiene el baile de san Vito. Ama el lujo e insulta a Rappel, otro de los concursantes, sugiriendo que éste ha recibido una jugosa herencia; Etxebarria no concibe que alguien, sólo con su trabajo (¡de vidente!), pueda tener un casoplón. Viéndola, uno diría que no le gusta la vida, su vida. Triste.
--
El segundo apellido más común en la India (y el más extendido por todo el país) es Kumar, que significa príncipe. Curioso.
--
Jesús comenzó convirtiendo el agua en vino. Y terminó haciendo pasar el vino en sangre. Curioso.
--
Apoyó la guerra contra España y comandó un regimiento de voluntarios, puso en marcha la política del Gran Garrote, invadió Colombia y, paradójicamente, le dieron el Premio Nobel de la Paz. Curioso.

sábado, 31 de marzo de 2018

No supieron

La casa vacía comenzó a llenarse de polvo. Nadie volvió a vivir allí. El viento voló algunas tejas. La techumbre acabó hundiéndose. Los matorrales crecieron entre las ruinas. Al cabo de cien años no quedaba ni rastro de ella.

Dos mil trescientos años después, los arqueólogos comenzaron a excavarla. Dibujaron el plano de la casa. Concluyeron que era la típica vivienda de un régulo ibero. Sin embargo, no supieron que Lubbos había sido degollado, ni que Biurtite, su mujer, había sido entregada a los mercenarios númidas, ni que sus hijos habían muerto trabajando en las minas de plata de Cástulo.

Microrrelato finalista del Concurs Setmanal de Microrelats Wonderland

viernes, 16 de marzo de 2018

Microcuentos

Después de toda una eternidad pensando, halló un buen inició para su libro: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo…”
--
Llegó la armadura que compré en eBay. No estaba vacía.
--
CIEN
Vivir cien primaveras fue hermoso. Duros fueron los cien fríos inviernos y los cien abrasadores veranos.
--
Cogió el sapo, se lo acercó a la boca y le dio un beso. ¡Plof! Apareció un bello príncipe, que la denunció por zoofilia.
--
BLOQUEO DE ESCRITOR
Fue el único superviviente de una escuadrilla kamikaze. Nunca emprendió el vuelo. No fue capaz de escribir el haiku de despedida.
--
Los veganos fueron infelices cuando supieron cómo acabaría el cuento.
--
MORTALES CELOS
No, no quiero que Clementina venga a visitarme. Por aquí se rumorea que el sepulturero es un mujeriego.
--
Cuando vio que eran las 00:15, se llevó una decepción: la mujer con la que había bailado toda la noche no era Cenicienta.
--
Abrieron el mensaje y lo leyeron: “¡Socorro! Mi nave naufragó en el sistema Sigma Lambda 43. Año 18347”. ¡Qué curioso leer algo escrito hacía ya veintisiete siglos!
--
La bruja le dio a su aprendiz la primera lección: hizo que Gretel probara la carne de Hansel. Y le gustó.
--
Vlady, te he dicho que llevas la corbata torcida. ¿Por qué no te miras en el espejo?
--
El pastor tenía tan pocas ovejas que no podía dormir.
--
Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Pasado el inicial sobresalto, su familia lo vendió al Circo Barnum, que estaba de gira por Bohemia.
--
Se entregó a la policía porque era muy tímido. Le había puesto nervioso que setenta y dos vírgenes le estuvieran esperando en el cielo.
--
–¿Qué es lo que quieres que te haga? –le preguntó el peluquero.
–Lo de siempre, que me recortes las puntas –respondió Hellboy.
--
El coach le asignó una tarea: tenía que jugar con sus compañeros. Le expulsaron del instituto por quemar el coche de la profesora.
--
EL MEDROSO
El XII Conde de Tinmouth no podía dormir. Bajó a la biblioteca. El IV Conde de Tinmouth apenas si tuvo tiempo de esconderse.
--
Después de la cita a ciegas con Soixante-Neuf, cambió el perfil: Chico un poco tímido.
--
Entró en el castillo, mató al dragón y liberó a la princesa. Fue condenado a cuarenta años de cárcel por asalto, asesinato y rapto.
--
Besó a la Bella Durmiente, que se despertó, le arreó un sopapo y siguió durmiendo.
--
Pablito, de ocho años, encontró la manera de hacerse rico, vivir en una casa con piscina e, incluso, tener su propio equipo de fútbol. No imaginaba cómo esa idea no se le había ocurrido a nadie. Pablito guardaría en sacos el frío del invierno y lo vendería durante el verano.
--
–En el puente de Andalucía voy a ir a Vitoria-Gasteiz. ¿Y tú?
–Yo iré a Granada-Graná.
--
En la enfermería de la plaza recordó que había olvidado rezarle a la Virgen de Guadalupe.
--
–Narciso, ¿cómo empezó todo?
–Pues resulta curioso. Todo empezó porque el doctor me dijo que debía tener más amor propio.
--
–No te soporto.
–Te entiendo. Yo tampoco me soporto.
--
–Siri, ¿te casarías conmigo?
–Lo siento, no estoy autorizada a hacer eso.
--
–Siri, estoy tan solo. ¿Qué podría hacer?
–Lo siento mucho pero ahora mismo no puedo ayudarte. Inténtalo de nuevo dentro de un rato.
--
–¿No deseas que acabe febrero?
–Y marzo. Y abril...
--
–Narciso, ¿cómo empezó todo?
–Pues resulta curioso. Todo empezó porque el doctor me dijo que debía tener más amor propio.
--
Scheherezade rezaba todas las noches. Al sultán Schahriar aquellas oraciones le sonaban a cuento.
--
Antes de empezar el combate, etolios y acarnanios rezaron fervorosamente a Zeus. La batalla quedó en tablas.
--
El capellán carlista le administró la extremaunción al herido. Y, a continuación, lo remató de un trabucazo.
--
Ni sospecha el monje cartujo que en su anterior vida fue portavoz parlamentario del partido gubernamental.
--
Fray Miguel tenía la mala costumbre de rezar en voz alta. Le acabaron expulsando de la Orden de los Cartujos.
--
Viéndola tan reconcentrada, creían que Sor Juana Inés rezaba. En realidad estaba pensando en la rima de su próximo poema.
--
TIEMPO ENLOQUECIDO
Los agricultores le pidieron lluvia a San Isidro. Los hoteleros rogaron a San Francisco Javier que siguiera soleado.
--
Encargaron a Genetix Corp un clon para que hiciera compañía a su hijo. No soportaban verle jugar solo.
Al clon le gustaba la soledad.
--
Recordando la apuesta de Pascal, el moribundo le pidió perdón a Dios. Yum Kimil, el Señor de la Muerte, arrojó su alma al inframundo.
--
Por la mañana quemaron a la bruja. Por la noche se le apareció a todos los jueces que la condenaron.
--
Encontró un huevo de oro en el gallinero. Llevó a la gallina a la granja donde la había comprado y muy enfadado exigió que le dieran lo que había pedido: un pollo de engorde.
--
No imaginaba que su suegro, su suegra, sus cuñados y sus sobrinos se mudarían a vivir con ellos cuando se casó con Soledad.
--
–Soy Foxy Brown.
–Pues estás de suerte: yo soy un blanco fácil.
--
Se fue al desierto y se hizo eremita porque le gustaba la soledad. Sin embargo, tuvo que dejarlo. Dios se le metía en la cabeza.
--
Estaba solo. No podía con el aburrimiento. Tuvo que idear una manera de divertirse.
–Hágase la luz –dijo.
--
Apenas han comenzado el viaje, que creen infinito. Aún no saben que el río no para de fluir. Antes de que se den cuenta, llegarán al curso medio. Y, aunque todavía crean estar allí, se irán aproximando inexorablemente a la desembocadura. Entonces, todo habrá acabado.
--
La nube de langostas tuvo que desviarse. Las políticas del Gran Líder habían arrasado el país.
--
Como era habitual, esperó al último instante. Levantó el teléfono. Había línea. Volvió a colgar. Dejó pasar varios minutos. El tiempo se cumplió. El condenado había sido ejecutado. Sonrió. Acababa de ahorrar al Estado treinta años de comida y alojamiento.
--
El general Na Chiangmai ha encontrado la solución para impedir ser invadidos por los anisópteros: convertir la Tierra en un páramo desierto, matar a toda la población. Su propuesta va a ser votada ahora por los Jefes de Estado Mayor.
--
Dos meses solo. No aguantaba más. Apagó las luces y salió de casa. Un paseo bajo la lluvia le haría bien.
Un barco encalló. Diez muertos.
--
Produciendo garrafón, se siente Jesús: transforma el agua en vino.
--
–A mis órdenes, todos fuera de la trinchera.
Saca la pistola de la funda y la amartilla.
–¡Adelante! ¡¡Al ataque!! –grita.
Nadie le sigue.
--
STRIP READING
Este libro no para de sorprenderme. Me está dejando desnuda.
--
Clémentine propuso a Odile que jugaran a las bodas. Celebrarían una fastuosa ceremonia. Sólo que para Clémentine no sería un juego.
--
Por fin, después de 147 intentos, la ceremonia del té real salió bien.
--
In vino mendacium. Estaba achispada y él le pareció atractivo.
--
Cuando juega con sus compañeras de colegio, la princesa siempre elige el papel de villana.
--
Donald se siente joven y atractivo cuando besa a Melania. Cuando besa a Donald y, sobre todo, cuando rechaza darle un beso, Melania se siente poderosa.
--
–No está bien que el hombre esté solo.
–¿Y qué me dices de ti?
--
Por las noches, recorría disfrazado las calles, entraba en las posadas, charlaba con extraños. Al amanecer, volvía a la soledad del trono.
--
Bajó a la calle. Echó la postal al buzón. Regresó al piso. Esperó nervioso la llegada del correo.
--
Calculó mal. Los veinte mil euros que dejó en su testamento a la Iglesia no bastaron para garantizarle el cielo.
--
Se dieron cuenta de que era el momento de abandonar el país. La economía estaba muerta. Los fondos buitre habían llegado.
--
Compró marcos alemanes. La libra se devaluó. Ganó mil millones. Financió un parque en Londres. Le nombraron caballero del Imperio Británico.
--
DÍA DE OFICINA
Subió por el ascensor, perdió 600 millones de dólares y salió por la ventana.
--
–¿Por qué queréis que muera?
–Porque se ha autonombrado presidente vitalicio.
--
A PRUEBA DE TODO
Ya he viajado al Cretácico siete veces. He matado dos mariposas y cinco dinosaurios y no he conseguido que cambie nada. Trump sigue siendo presidente.
--
–¿El cielo?
–Otro iluso.
--
Todas las noches, antes de irse a dormir, Sacul de Destomo les ordena a sus androides que cuenten ovejas eléctricas.
--
El especulador apostó toda su fortuna a que el dólar se iba a devaluar. Y luego se presentó a la presidencia.
--
SIMPLES MATEMÁTICAS
Un león más una gacela es igual a un león saciado, siete hienas repletas y diez buitres ahítos.
--
El tiempo es otoñal. Siempre están cayendo hojas del calendario.
--
Agradecidos, los troyanos decidieron ofrendar a Poseidón el caballo de madera. Lo arrojaron al mar.
--
El abogado del diablo fue tan persuasivo que logró que hicieran santo a Satán.
--
TRAMA MADOFF
Insultó a un policía. El juez le envió a prisión. Y, por fin, consiguió que le encerraran junto a Madoff, el hombre que le había arruinado.
--
MORAL ALCOYANA
No lo había perdido todo. Aún conservaba el primer billete de mil pesetas que había ganado. Fue al Banco de España a cambiarlo por euros.
--
¡Quiero la hoja de quejas y reclamaciones! El viaje ha sido para morirse. Pagué un óbolo… ¡y no para cruzar el Leteo en las entrañas de un pez!
--
¿Se puede saber dónde estoy? Un muñeco de madera con la nariz muy larga me dijo que esta ballena me llevaría directamente a Tarsis.
--
Subido en la cofa del palo de mesana, observó aterrado el horizonte. El océano se acababa.
–¡El abismo, el abismo! –gritó Rodrigo de Triana.
--
EL RUIDO DE UN TRUENO 2
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
--
Cambió euros por dólares, dólares por yenes, yenes por bitcoins, bitcoins por euros, el adosado en Pozuelo por un piso de alquiler en Vallecas.
--
ESCRUPULOSO ADÁN
–Toma, come.
–¿Sin lavarla primero?

lunes, 5 de marzo de 2018

Papelera

Sin pensarlo, el macedonio cortó el nudo. El alcalde iba a decirle que así no podía hacerse, pero se tomó un instante de reflexión antes de exclamar:
–¡Magnífico! ¡Excelente! ¡Genial!
--
El presidente del Gobierno organizó un think tank y encerró en él a todos los diputados díscolos.
--
–Espejito, espejito, ¿quién es el conde más guapo y elegante de Transilvania?
–No sabría decir.
--
RECURSO DE CASACIÓN
Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea revisó su sentencia. Teniendo en cuenta el derecho de toda persona a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, los jueces absolvieron al acusado. El Estado de Israel, como responsable civil subsidiario, tuvo que pagar una indemnización de treinta mil de monedas de plata. Y la Iglesia católica fue obligada a disolverse.
--
Cuidadosamente ha preparado una noche de amor. Sabe bien que su amante no resistirá a la tentación de la dulzura de las fresas y el chocolate. Ha llegado el momento. Narciso se prepara. Enciende las velas. Comienza otra solitaria velada.
--
Te vi partir un martes y no conseguí olvidarte hasta el sábado por la noche, cuando regresé al pub de corazones solitarios donde te conocí.
--
Todas las noches pensaba en que había perdido el día y así no lo perdía del todo.
--
No entendían porque Poirot alardeaba de sus células grises pero se teñía el cabello de negro.
--
–En el puente de Andalucía voy a ir a Vitoria-Gasteiz. ¿Y tú?
–Yo voy a quedarme en Jaén-Jaén.
--
–Reinosa quiere verle, señor director.
–¿Reinosa? ¿Qué Reinosa? El único Reinosa que trabajaba aquí se despidió hace más de veinte años. En fin, hágale pasar.
–Señor director, ya he terminado mi análisis. No recomiendo comprar acciones de Terra.
--
CUENTO DE HORROR
Drácula se quedó dormido a la luz de la luna.
--
María Antonieta estaba indignada: si no tenían pan, ¿por qué no comían pasteles? A ella le gustaban mucho.
--
Subido en lo alto de una montaña, el monje reflexionaba sobre la vida que habría llevado si no estuviera en lo alto de una montaña.
--
Llevaba armadura porque no quería que advirtieran que estaba muerto.
--
Valentín llena de sentimientos el corazón de los enamorados, reparte pasiones, bendice los himeneos y, en secreto, lamenta que la flecha de Cupido nunca le haya herido a él.
--
El ajedrecista del Klan linchó al peón negro.
--
No es tan malo esto de ser un indigente y vivir en la calle. Así la Muerte nunca llamará a mi puerta.
--
SATRÚSTEGUI
Satrústegui no para, no respira. Corre, se apresura, vuela. Recorre la calle de un lado a otro. Nos empuja. Se enfada porque nosotros caminamos lenta, pausadamente, porque no nos movemos. A veces, nos grita. La verdad es que resulta gracioso verle. Rompe la monotonía de nuestras vidas. Todo será más aburrido cuando Satrústegui comprenda la verdad: que sólo es una figura de plástico en una maqueta a escala 1:72.
--
Organizaron un think tank para analizar el problema de las pensiones. Cometieron un pequeño error: sólo había políticos.
--
Antes de entrar en batalla, Muhammad an-Nasir ordenó a sus soldados que se arrodillaran y rezaran. Los cristianos no les dejaron terminar.
--
Después de mucho reflexionar, el presidente concluyó que nada podría salir mal y dio el OK para el desembarco en la bahía de Cochinos.
--
La famosa actriz porno sólo permitía que en el rodaje estuvieran el director, el cámara y el coprotagonista. Era muy tímida.
--
La Muerte se llevó a Caronte. Y ya no ha podido llevarse a nadie más.
--
Te vi partir un martes y derramé –lo admito– lágrimas de cocodrilo. Ahora, completamente solo, me ahogo en el pantano.
--
Las reuniones de presidentes del Gobierno le hacen recordar la escuela: nadie repara en él.
--
–Wiltrud, ¿qué estás celebrando?
–Que Dagmar ha encontrado por fin el punto Gräfenberg.
--
–Reinosa quiere verle, señor director.
–¿Reinosa? ¿Qué Reinosa? El único Reinosa que trabajaba aquí se despidió hace más de veinte años. En fin, hágale pasar.
–Señor director, ya he terminado mi análisis. No recomiendo comprar acciones de Terra.
--
Rezaba. Rezaba mañana, tarde y noche. No paraba de rezar. Con tal de no escucharla más, Dios le dio todo lo que le había pedido.
--
El agua le cubría hasta el cuello. Sacó el móvil.
–Siri, ¿qué puedo hacer para salir de ésta?
–Rezar para que los bomberos vengan pronto.
--
Descubrió que era tímida cuando leyó el guión.
--
EL EZTOICO Y EL ESTOICO
–Hay que ensalsar a Crisipo de Solos y a Cleantes de Aso.
–Yo, por mi parte, no loz puedo tragar.
--
Descubrió que era una princesa de cuento cuando le advirtieron de que vivía en un castillo de papel.
--
Pasó toda la noche rezando. Confesó al amanecer. Y, cuando ya estaba preparado para morir, llegó el indulto.... Se pilló un cabreo de cuidado.
--
Te vi partir un martes y le pedí al verdugo que me dejara tu cabeza. Ahora tengo tanta hambre que, ya ves, lamento no haberme quedado con tu pierna.
--
Atahualpa se bautizó, pero eso no le libró de la ejecución. Antes de morir, rezó a Dios. Le pidió no ver a ningún castellano en el Cielo.
--
Ha esperado con toda su alma. Por fin ha llegado la noche del viernes. Se prepara. Vestido escotado, piernas de seda, zapatos de tacón, rostro maquillado. Arreglarse y salir le da fuerza para seguir aguantando su trabajo como subinspector de Hacienda. A disfrutar.
--
Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un millón, vuelve a casa, se suicida. Joe Scozzari le reclamaba seis millones.
--
La candidata del partido rival causaba indignación: no sólo era lista, sino también guapa.
--
Tengo huesos de Raphus cucullatus, plumas de Euryapteryx curtus, hojas de olivo de Santa Elena, un cielo de cinco lunas… Ahora me falta lo más difícil de conseguir: un hombre con cerebro.
--
FUTURO IMPERFECTO
Perderé.
--
La desnudez de la modelo le puso nervioso. No acertó a retratarla. Adolf suspendió el examen de acceso a la Academia de Bellas Artes.
--
El concejal regresó agotado de la manifestación a favor de la igualdad. Su novia aún no había preparado la cena. Estaba indignado.
--
–Me han ofrecido un trabajo de pensador.
–¿Y lo has aceptado?
–¡Claro que no! ¿Por quién me tomas? Sabes que soy animalista. ¿Cómo quieres que me dedicara a dar pienso a los animales que van al matadero?
--
Ha pintado todo de colores vivos. Trata de engañar a los incautos caminantes. Sabe que, con una sonrisa radiante y un corazón feliz, los pasos no cansan y se hace más corto el camino que lleva a su casa, el precioso Castillo de la Bruja del Oeste.
--
Como todos los 14 de febrero, don Juan Tenorio se queda encerrado en casa.
--
Recuerdo cuando llegaba el verano y nos íbamos de vacaciones al pueblo. Era como retroceder cuarenta años en el tiempo. Algunas calles estaban empedradas, pero la mayoría eran de tierra. Se veía a gente a lomos de mulos. Todas las ancianas vestían de negro y todos los hombres llevaban el último botón de la camisa abrochado. Olía a corral. Era sorprendente la manera en que los chicos nos miraban cuando mi hermana y yo nos quedábamos en biquini para bañarnos en la alberca…
--
Era ecologista. Criticaba las paredes de papel porque ayudaban a acabar con los bosques. Su casa de Palm Beach estaba hecha de mármol.
--
El Gran Líder está indignado: lleva diez años en el poder y todavía nadie ha tratado de atentar contra su vida.
--
Misteriosos incendios habían reducido a cenizas todos los bosques a cien leguas a la redonda. ¿Dónde conseguirían ahora leña para quemar a las brujas?
--
Todas las noches, cuando apaga la luz, se deja llevar por un único deseo: recorrer el cielo de su dormitorio, que está lleno de estrellas. De nuevo se duerme antes de haberlas visitado todas.
--
En el tren comenzó a leer un libro. Cuando paró, estaba en Yoknapatawpha.
--
EL TÍMIDO
El opositor escribió que Cánovas del Castillo fue uno de los presidentes de la Primera República. Le aterraba la idea de pasar al oral.
--
–Zoy ceguidor de Zenón de Citio.
–¿De qué sitio has dicho que era Senón?
--
Él escribió que no hablaba mucho.
–Ya hablaré yo por los dos –replicó ella.
No fue hasta la segunda cita cuando descubrió que era mudo.
--
Los nuevos diputados estaban indignados: el presidente del Congreso les había comprado móviles chinos.
--
El flautista no sólo era poco talentoso sino que también tenía exceso de grasa. Hannibal Lecter estaba indignado.
--
Laura y Felipe eran muy tímidos. Acudieron acompañados a la cita. La prima de Laura y el amigo de Felipe acabarían dejándoles plantados.
--
UN POCO MÁS DE TIEMPO
–Piénsalo –me dijo el gerente–. En la oficina de Vicálvaro estarás mejor, cobrarás hasta un diez por ciento más y podrás ir al trabajo andando.
Le repetí que estaba a gusto allí, que no podía abandonar a mis clientes del barrio (una media verdad) y que me gustaba trabajar con él (una inevitable mentira). Por un momento pensé en recordarle el principio de Peter: en la oficina de Vicálvaro –tal vez– alcanzaría mi nivel de incompetencia. Pero no hizo falta.
–Tú verás. Tendré que ofrecerle el puesto a Salgado –anunció.
Cuando volví a mi mesa, pensé que debería haberle dicho la verdad: que todas las mañanas coincidía en el metro con la mujer del lunar en la mejilla –ya había conseguido que me devolviera el saludo– y que necesitaba un poco más de tiempo.
--
Se entrevistó con los candidatos. Nombró embajador al único que no había abierto la boca. Ya no habría más incidentes diplomáticos.
--
El general Castaños estaba dispuesto a rendirse, pero le indignó que Napoleón, para combatirle, hubiera enviado tropas de segunda categoría.
--
Era tan tímido que, en vez de dar conferencias, escribía. Suyo es el aclamado Hablar bien en público.
--
Sentía frío. Estaba helada. Nadie la apreciaba. Tenía el sentimiento de que a nadie le importaba. Vivir sola y sin cariño la hacía sentirse aún más pequeña. Sólo le queda a la enana blanca rememorar los tiempos en que era una gigantesca estrella.
--
Las alumnas se arremolinaron alrededor del joven profesor, que tuvo que dar aprobado general.
--
JANTIPA
Cuando Sócrates me dijo que trabajaba de pensador, creí que trabajaba alimentando a los caballos del hipódromo.
--
–¿Dónde está el cerdo vietnamita que te regalé para tu cumpleaños?
–¿Te lo estás comiendo?
--
KARMA
Él la golpeaba. Ella llamó a la ambulancia doce horas después de que le diera el infarto.
--
Era tan tímido que se la comió a versos.
--
Cuando la bella y lasciva Laura vino a confesarse, don Leandro se alegró: sus oraciones habían sido escuchadas.
--
Era tan tímido que nadie reparaba en él. El juez ni siquiera le llamó a declarar. Fue así cómo se libró.
--
En silencio, la luz de la estrella se apaga. Con ella, sucumbe una civilización cuyo secreto devora la eternidad.
--
Trump le regala a Melania un anillo de circonita. Ella comprende que ya no le ama.
--
El concejal regresó agotado de la manifestación a favor de la igualdad. Su novia aún no había preparado la cena. Estaba indignado.
--
Cuando el médico le diagnóstico hepatitis etílica, se dio cuenta de que tenía que haber encontrado otro medio para combatir la timidez.
--
María Antonieta estaba indignada: si no tenían pan, ¿por qué no comían pasteles? A ella le gustaban mucho.
--
Señor juez, mi cliente es culpable. Merece ser condenado por poligamia. Pero hay un atenuante: es muy tímido y el pobre no sabe decir no.
--
Madre, estábamos jugando al Scattergories y mis amigas estaban empeñadas en que los pulpos no podían volar. Tuve que demostrárselo.
--
Recuerdo muy bien ese día. Salí de casa temprano, lleno de optimismo. Caminé hacia el colegio. Allí, tuve que guardar cola durante unos minutos, que pasaron muy despacio. Por fin llegó el momento. Sentí un temblor gozoso cuando introduje el voto en la urna. ¡Lo había hecho!
Recuerdo ese día en que voté por primera vez. Me parece sorprendente. Faltaban años para que me convirtiera en un desencantado.
--
La candidata del partido rival causaba indignación: no sólo era lista, sino también guapa.
--
Llamó a la cadena para que dejaran de programar películas del Oeste. Su vecino necesitaba salir a pasear y ella descansar.
--
Comenzó a rezar:
–Elohi, Elohi, lema sebactani…
Dios no respondió. No hablaba arameo.